lunes, 28 de noviembre de 2011

"Beneficios caídos del cielo".

El precio del CO2 se hunde por las dudas sobre el sistema en la UE

La tonelada cuesta la tercera parte que hace tres años por el exceso de derechos

RAFAEL MÉNDEZ - Madrid - 28/11/2011


 
El precio del CO2 no conoce el suelo. La pasada semana cayó en la UE otro 10% y cerró a 7,6 euros por tonelada. Aunque esta mañana ha comenzado remontando, la tonelada cotiza el mínimo desde 2008. Desde marzo, el precio ha caído a la mitad. No hay una sola causa que explique la bajada. Pero a la crisis de la eurozona se une el exceso de unos 400 millones de toneladas que repartió la UE y las dudas sobre el futuro del sistema de comercio de emisiones. El crac llega con el inicio de la cumbre del clima de Durban (Sudáfrica), en el que ya solo se trata de alcanzar un acuerdo que incluya a los grandes emisiones en 2020.
Ismael Romeo, director ejecutivo de la bolsa de CO2 Sendeco2, resume: "La bajada no es por Durban. Comenzó mucho antes". La UE asignó a las grandes instalaciones (cementeras, ladrilleras, siderúrgicas, eléctricas... 1.056 de ellas en España) una cantidad de CO2 gratis para el periodo 2008-2012. La idea era que las fábricas pugnarían por ser más eficientes y venderían lo que ahorraran a las más contaminantes. Con la crisis, la producción industrial se desplomó y por lo tanto sobran derechos de emisión. Al principio las empresas se dedicaron a vender la tonelada y hacer caja sin producir nada, con lo que obtuvieron los llamados "beneficios caídos del cielo".
En 2008, la tonelada llegó a estar a 27 euros y ahora vale menos de la tercera parte. Romeo explica que la UE asignó en exceso. "Nadie podía prever la crisis tan brutal y que sobraría tanto", señala. Si la UE mantiene el objetivo de reducir las emisiones un 20% en 2020, no son previsibles nuevas subidas. "El objetivo del 20% ya está conseguido, así que no es una señal para los inversores", explica Romeo, que consideraría lógico que la UE fuera a un recorte del 30% o, como mínimo, del 25%.
El mercado vive agitado entre bajadas continuas demandando todo tipo de medidas para mejorar el sistema. Hay desde quien pide un precio mínimo de la tonelada hasta quien reclama la creación de una especie de Banco Central Europeo que regule la emisión de CO2 para mantener la cotización bajo cierto control.
Lo cierto es que los niveles han desbaratado todas las previsiones. Hace un año, la consultora Point Carbon predijo que la tonelada estaría en 22 euros en 2011, 25 en 2012 y a 36 en 2020. "Puede pasar cualquier cosa. Incluso que el mercado actúe con sentido común", ironiza Romeo, pero aún así pocos esperan que en 2012 la tonelada supere los 12 euros.
La situación se asemeja, aunque no llega, a lo que ocurrió al final del primer periodo de Kioto, a finales de 2007. Entonces, la UE había repartido tantos permisos que hubo un exceso de unos 150 millones de toneladas y eso hundió el precio hasta apenas unos céntimos. Esta vez no bajará tanto porque los permisos de emisión no caducan y se podrán utilizar más allá de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada