lunes, 28 de noviembre de 2011

El uso del "código de barras" genético se está disparando.

Toronto (Canadá), 28 nov (EFEverde).- La tecnología del "código de barras" genético, que permite la identificación de especies gracias a pequeñas porciones de ADN, está viviendo una "explosión" de usos en todo el mundo, aseguró hoy un grupo de científicos internacionales.

CIENCIA-GENETICA:Dibujo de la estructura molecular de la proteina relaxasa, clave para la transmisión de genes de resistencia a los antibióticos entre bacterias, cuyo descubrimiento por un grupo de investigadores del Instituto de Biología Molecular del CSIC, facilitará el diseño de nuevos fármacos que, inhibiendo la acción de esta proteína impidan que las bacterias se vuelvan resistentes. Según explicó a Efe Miquel Coll, director del grupo investigador en Barcelona, se sabe desde hace tiempo que el ADN salta de una bacteria a otra en lo que se conoce como conjugación bacteriana, pero lo que no era conocido es el modo en que se produce esta transferencia. EFE
Esta técnica, que se inició en 2003, permite identificar de forma rápida y barata las especies gracias a pequeñas muestras de ácido desoxirribonucleico, en vez del más costoso y lento proceso de analizar toda la cadena del ADN. 
Las pruebas del "código de barras" genético permiten detectar fraudes alimentarios (especialmente en pescados), conocer con mayor detalle la cadena alimentaria de los ecosistemas o saber qué animales vivieron en las zonas árticas hace decenas de miles de años, explicó a Efe el científico Jesse Ausubel. 
Ausubel, presidente del programa Código de Barras de la Vida (iBol por sus siglas en inglés), señaló que "a corto plazo, el principal impacto del código de barras genético se refiere al fraude y seguridad con respecto a la venta de productos marinos". 
"La técnica del código de barras se ha utilizado ya para comprobar el origen y seguridad de los productos marinos en Canadá, Estados Unidos, Gran Bretaña y España. En todos los lugares, entre el 10 y el 15% de los productos marinos están etiquetados de forma equivocada" afirmó el científico. 
En la actualidad, la Universidad de Guelph (Canadá) cuenta con una Base de Datos del Código de Barras de la Vida con información genética de 167.000 especies, que está abierta a científicos de todo el mundo para identificar rápidamente especies. 
Esta técnica ha permitido también identificar especies a partir de muestras parciales de ADN, lo que está posibilitando analizar moléculas generadas hace miles de años. 
La investigadora noruega Eva Bellemain señaló que "en el Ártico, los fósiles son escasos y lleva mucho tiempo encontrarlos y analizarlos. Sin embargo, el ADN es una molécula muy resistente. Lo tiene que ser para cumplir su propósito desde hace más de 1.000 millones de años". 
"Increíblemente, puede sobrevivir en el suelo durante decenas de miles de años y permanecer prácticamente intacta", añadió. 
Bellemain, junto con otros 450 científicos de todo el mundo, participará a partir del lunes en la ciudad australiana de Adelaida en la cuarta Conferencia Internacional del Código de Barras en la que se analizará el presente y el futuro de la técnica. 
"Si Sherlock Holmes estuviese vivo hoy en día sería un usuario del código de barras. La idea de que ahora se puede saber si un mamut estuvo en un lugar determinado porque orinó en el suelo hace 25.000 años es increíble", explicó Ausubel. 
Por su parte, el científico David Schindle, secretario ejecutivo del Consorcio del Código de Barras de la Vida (CBOL por sus siglas en inglés) del Instituto Smithsonian de Washington dijo a Efe que los últimos avances permiten separar muestras mezcladas de material genético. 
"Esto nos permite reconstruir la cadena alimentaria: quién está comiendo qué gracias a muestras fecales", indicó Schindle. 
Los científicos esperan que en los próximos cinco años la base de datos del código de barras genético esté compuesta de 500.000 especies de plantas, animales y hongos, lo que transformará las ciencias biológicas. 
Según Schindle y Ausubel, el uso de esta técnica, con sólo ocho años de existencia, está "explotando" en todos los campos e incluso en las escuelas donde muchos estudiantes la utilizan para sus proyectos científicos. 
Para Schindle uno de los campos donde más se utilizará en el futuro es el de la calidad del agua. 
"Antes eran necesarios semanas o meses para analizar los organismos presentes en el agua y determinar su calidad. Ahora sólo se necesitan unas pocas horas a una fracción del costo gracias al código de barras", afirmó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada