domingo, 27 de noviembre de 2011

Europa necesita "diez Alemanias" para satisfacer su consumo

Autor:IGNACIO CIVERA

Madrid, 27 nov (EFEverde).- Los ciudadanos europeos necesitan una extensión ajena hasta diez veces superior al tamaño de Alemania para poder satisfacer su consumo de alimentos y de madera.
DIAMANTINO (BRASIL). Fotografía de archivo aérea en la que se observan grandes extensiones de tierra listas para el cultivo de soja; algodón y maíz en inmediaciones del municipio de Diamantino; en el estado brasileño de Mato Grosso; que ocupa un área de 903.357 kilómetros cuadrados;  EFE/Igo Estrela/Obritonews
Estas cifras reconocen que casi el 60% de la tierra utilizada para abastecer a Europa procede de otros continentes, según un informe elaborado por Amigos de la Tierra y el "Sustainable Research Institute". 
Tal y como indica este documento, los principales "devoradores" continentales de tierra son Reino Unido, Italia, Francia, Países Bajos y España, cuyos habitantes necesitan más del triple de extensión (1,4 hectáreas per cápita al año) que en China, donde sólo requieren 0,4 hectáreas anualmente por persona. 
"España no sólo consume una gran cantidad de tierra sino que además éste consumo va en alza, lo que provocará que cada vez sea más dependiente, afirmó a EFEverde la responsable de la campaña de uso de recursos de Amigos de la Tierra Europa, Ariadna Rodrigo. 
Según Rodrigo, España se encontrará en una posición "muy vulnerable" ante fluctuaciones y aumentos de precios de productos, especialmente agrícolas. 
En el mismo sentido se expresó la responsable de recursos naturales de la misma organización, Alodia Pérez, para quien "España debe asumir su responsabilidad y apostar por una reducción del consumo de recursos naturales". 
Rodrigo cree también que es necesario cuantificar oficialmente la huella de uso del planeta, índice que se calcula restando la superficie que se exporta a partir de la salida de productos al consumo como los alimentos o la ropa. 
"Para reducir el consumo de tierra necesitamos que la Unión Europea comience a medir su huella y enfocarnos en mejorar nuestra calidad de vida, en vez de continuar consumiendo más recursos de los que necesitamos", defiende la organización ecologista. 
La responsable de Amigos de la Tierra, ofreció además otras dos claves: la compra de menos productos por parte de los ciudadanos, pero de más calidad y más duraderos y una reducción del uso de recursos como la tierra. 
Para la ONG ecologista, coautora del documento que recoge estas cifras, las primeras consecuencias directas del aumento de la demanda de tierra por parte de los países desarrollados serán el acaparamiento de extensiones por grandes compañías, la privatización de tierras y pérdida de biodiversidad. 
"Los hábitos de consumo que actualmente tenemos los europeos son insostenibles, y por eso tenemos que volver al consumo de productos locales y de temporada, así como moderar el consumo de carne y de pescado", sostiene Alodia Pérez. 
La apuesta por los agrocombustibles o la cada vez mayor dependencia de soja para mantener la ganadería industrial agrava estos datos, que en opinión de Amigos de la Tierra podría hipotecar a las próximas generaciones cuando los países en vías de desarrollo comiencen a demandar tierra al mismo nivel que lo hace hoy Europa. 
Para Ariadna Rodrigo, la Hoja de Ruta que contempla la Comisión Europea, que propone empezar a medir el consumo de tierra en 2013, "deja mucho que desear". 
"No entendemos que se espere dos años para empezar a medir la cantidad de recursos de tierra que utilizamos, ya que, por los conflictos que existen sobre el petróleo y el agua, la tierra se está convirtiendo en un recurso natural estratégico", concluye la responsable de la organización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada