jueves, 24 de noviembre de 2011

Innovación y medio ambiente "Made in Spain"

Desarrolla un 'ala inteligente' que rebajará las emisiones

Aernnova prepara el diseño del nuevo avión europeo del futuro

Aernnova busca la velocidad de crucero en el negocio aeronáutico. La firma vasca está desarrollando un ala inteligente para el avión europeo del futuro, un proyecto auspiciado por la CE dentro del Consorcio Clean Sky y cuyos primeros resultados se conocerán los próximos días 5 y 6 de diciembre en Bruselas.





Nueva planta de estructuras aeronáuticas de Aernnova en Berantevilla (Álava).. Nueva planta de estructuras aeronáuticas de Aernnova en Berantevilla (Álava). - CINCO DÍAS



Kirru Artea - Bilbao - 24/11/2011 - 07:00

La industria aeronáutica española ocupará un importante espacio en la primera convención de innovación auspiciada por la Comisión Europea (CE). El evento supone poner cara y ojos a los avances realizados para que, en principio no más allá de 2020, puedan volar los nuevos aviones europeos más respetuosos con el medio ambiente en un proyecto integrado en el Consorcio Clean Sky, uno de los más ambiciosos de la CE.

En esta convención, Aernnova, que en los últimos años ha realizado una importante inversión en capital humano para aumentar el número de proyectos en el campo de las infraestructuras aeronáuticas, expondrá sus últimos desarrollos para las alas de las aeronaves de nueva generación. La compañía, presidida por Iñaki López Gandasegui, es un suministrador global de estructuras aeronáuticas complejas y actúa como integrador Tier 1.

Aernnova participa en Clean Sky, cuya traducción al español significa "cielo limpio", junto a otras destacadas compañías europeas como Airbus, EADS-CASA, Eurocopter o Rolls Royce, además de la Comisión Europea. El proyecto, que tiene previsto extenderse hasta 2017, cuenta con una financiación de 1.800 millones aportados tanto por la industria como por las autoridades comunitarias. El peso de Aernnova se localiza en el proyecto SFWA, cuyo objetivo es reducir el consumo de combustible y, por tanto, las emisiones de CO2 a la atmósfera de las aeronaves de mediano y largo alcance entre un 10% y un 20%, así como el ruido entre 5 y 10 decibelios.

Mayor rendimiento

Para el desarrollo de los objetivos marcados se está trabajando en el progreso del ala inteligente y en nuevos conceptos del motor. El campo en que se pretende evolucionar, según aseguran desde la compañía alavesa, es conseguir un mejor comportamiento laminar del ala, lo que permitirá rebajar la fricción, algo que aumenta el rendimiento general y la reducción de emisiones.

El resultado de este proyecto de Aernnova se probará en un Airbus 340-300 que será equipado con nuevas secciones externas del ala para demostrar el nuevo diseño de ala natural de flujo laminar. Además, la empresa vasca también integrará un sistema de monitorización estructural de esta estructura.

La nueva técnica permite detectar en tiempo real los daños y defectos en las aletas y se instala, por primera vez, sin necesidad de cables. A la vez, facilita la comunicación inteligente entre la estructura del ala y el personal de mantenimiento.

El grupo Aernnova, la antigua Gamesa Aeronáutica, inició su actividad en 1993. Tras salir de la órbita de Gamesa, que se centró en el negocio de las renovables, Aernnova ha experimentado un sensible crecimiento con la puesta en marcha de nuevas instalaciones y la compra de empresas.

Su capital pertenece, fundamentalmente, al equipo directivo, al grupo empresarial de CCM, ahora bajo la tutela del FROB, Banco Espírito Santo e Isolux.

Las cifras

376 millones es la facturación que consiguió el grupo Aernnova en 2010. Está prevista un alza del 20% este año.

3.662 trabajadores tiene repartidos en sus 17 plantas y siete ingenierías situadas en países de América del Sur (Brasil), Norteamérica (México y Estados Unidos) y Europa (España y Rumanía). La plantilla puede llegar a los 4.000 en 2012.

Nueva instalación de estructuras aeronáuticas

Aernnova apuntala su negocio de estructuras aeronáuticas. A principios de este mes puso en marcha una planta de montaje en la localidad alavesa de Berantevilla, con más de 20.000 metros cuadrados, y que aglutina todas las actividades de montaje realizadas hasta ahora por su filiales Hegal, Moasa y Fuasa. La nueva fábrica, en la que trabajan 600 personas, dispone de dos áreas diferenciadas para el ensamblaje de estructuras metálicas y en material composite. Aernnova desarrolla actividades como socio a riesgo compartido habiendo participado en el diseño, desarrollo, certificación y fabricación de estructuras en numerosos programas de Embraer (Brasil), Sikorsky (Estados Unidos), Airbus (consorcio europeo) y Bombardier (Canadá).

Además, realiza trabajos de ingeniería para varios modelos de Boeing y ha incorporado a clientes como EADS, Eucopter, Augusta y HBC. La planta alavesa ha sumado a sus instalaciones los programas Airbus 380, Airbus 350 y Bombardier CSeries que consolidan su futuro al tratarse de nuevos modelos de avión que tienen por delante dos décadas de vida en el mercado.

En el campo de la ingeniería de producto, su filial AES (en sus centros de Brasil, Estados Unidos, Madrid y Vitoria) desarrolla las especificaciones de producto, el diseño conceptual, diseño de detalle y los ensayos y certificación. En el campo de la ingeniería de sistemas trabaja los sistemas eléctricos, de combustible e hidráulicos para sus principales clientes. Sus participadas AME y Serra, esta última adquirida en 2008, operan en la ingeniería de fabricación. En sus tres compañías dedicadas a las labores de ingeniería trabajan más de 1.100 profesionales. Estas firmas representaron en 2010 el 25% de los 376 millones de facturación del grupo Aernnova.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada