domingo, 27 de noviembre de 2011

¿Qué podemos esperar de Durban?


Mañana lunes empieza en Durban, Sudáfrica, una Cumbre Mundial auspiciada por la ONU con el objetivo de frenar el Cambio Climático. Para científicos, estrategas geopolíticos internacionales y decisores públicos de todo el mundo, la lucha contra el Cambio Climático es el mayor desafío al que se enfrenta la Humanidad.

La cuestión parece clara, pero el problema desde mi punto de vista es el tiempo. Una variable que, como para casi todo en la vida, es determinante; porque si no fuere así no se explicaría el devenir del asunto. Estamos ante un problema viejo, sólo habría que mirar los primeros informes del Club de Roma para darse cuenta que llevamos mucho tiempo sabiendo que tenemos un problema y que mientras más tiempo tardemos en darle una solución, más complicado será resolverlo.

Por eso, los ojos se ponen a mirar a Durban, y si esta vez una Cumbre de la Tierra con sus escenarios decisorios, sus organismos intermedios, sus mecanismos establecidos y un largo etc., dará resultado. Si tuviésemos que hacer un poco de historia de las Cumbres de la Tierra, la conclusión sería decepcionante en líneas generales y no todas, afortunadamente, en conseguir los resultados esperados. Desde mi punto de vista, Río marcó un antes y un después y desde entonces no ha habido grandes avances.

Lo más relevante a estas alturas es que hay que tomar decisiones. Los diagnósticos están realizados y constatados, los remedios están más que debatidos y por tanto lo que procede es que los decisores de lo público decidan y lo hagan de forma clara y contundente. Nadie niega que estamos ante un problema complejo y además que afecta a muchos actores en escenarios diferentes, con poderes específicos, con intereses contrapuestos y con la gestión del tiempo variable, pero no es menos cierto que los que pueden no acaban de tomar las riendas de este grave problema que tiene hoy la humanidad.

¿Cuál es el camino entonces? ¿para qué tantas Cumbres, tantas estructuras internacionales, tantos organismos a todos los niveles, tanto aparato burocrático? .., Podría pensarse que no sepan como atajar el problema, o que hay una ceguera generalizada, o que no se quiere cambiar para no desestabilizar o no asumir para no decidir? Como dice Beck: "la estabilidad política en las sociedades del riesgo estriba en no pensar en ello".

Y termino también con Beck: "la alarma social es enorme.....pero no se encuentra ningún punto de intervención en esta estrategia que libera los asuntos del progreso de los controles públicos, en esta jungla del progreso no existe nadie que pueda tomarla, ningún lugar ni ningún obstáculo que permitan la aprobación o desaprobación".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada