miércoles, 28 de diciembre de 2011

Una tesis para la controversia!

Iberia tierra de pinos y no de encinas


Murcia, 27 dic (EFEverde).- Iberia es tierra de pinos y no de encinas, por lo que el mito de la ardilla saltando entre estas últimas desde los Pirineos hasta Gibraltar "debería ser desterrado", según una de las conclusiones de los estudios realizados por varios científicos internacionales y que ha coordinado el profesor de la Universidad de Murcia José Carrión.

 

ESPAÑA MEDIO AMBIENTE-BOSQUE:MUR01. MURCIA, 10/9/2010.- Vista de la zona de Sierra Espuña, en Murcia. La Región de Murcia tendrá el próximo mes de marzo un Bosque Modelo, un modelo de gestión integrada del área forestal, compuesto por más de 30.000 hectáreas de zona boscosa localizada en Sierra Espuña, los montes de Mula, Cehegín y Bullas, que conforman el bosque de pino carrasco más valioso y extenso de España. EFE ***Sólo uso editorial***
Los trabajos se recogen en un volumen especial de la "Review of Palaeobotany and Palynology", y sus autores pertenecen a centros nacionales e internacionales, como el Instituto Pirenaico de Ecología, el Museo Nacional de Ciencias Naturales, el Jardín Botánico de Córdoba, la Universidad Brunel de Londres o el Museo de Paleobotánica de Estocolmo (Suecia).

El volumen comprende quince artículos que abarcan desde el periodo Devónico hasta la actualidad, incluyendo algunas proyecciones de futuro para la vegetación peninsular, lo que implica cuatrocientos millones de años de cambios florísticos e historia vegetal.

Los estudios analizan los cambios experimentados a través de estos largos periodos y concluyen que durante los fríos del Cuaternario la Península representó uno de los puntos calientes de biodiversidad, el refugio glaciar de muchas especies vegetales y animales.

Los últimos diez mil años muestran dinámicas vegetales muy particulares que, sin embargo, acaban por sufrir una enorme influencia antrópica y se ha probado que muchos bosques supuestamente primigenios, como algunos encinares, en realidad son el resultado de la selección del hombre.

Por contra, otros muchos considerados secundarios, como algunos pinares, son completamente naturales.

El análisis histórico demuestra, dicen los científicos, que no es posible el retorno a ningún bosque primario ni primigenio, que la vegetación está en continuo cambio y que la influencia humana ya es contingente de forma ineludible. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada