lunes, 23 de enero de 2012

Castilla-La Mancha es la tercera región española con más hectáreas protegidas


Toledo, 22 ene (EFE).- Castilla-La Mancha es la tercera comunidad autónoma española con más hectáreas declaradas como espacios naturales protegidos (ENP) y con más superficie de la Red Natura 2000, pues supera los 1,8 millones de hectáreas en total, sólo por detrás de Andalucía y Castilla y León.


Estas hectáreas suponen el 23,2 por ciento del territorio regional, por lo que Castilla-La Mancha se sitúa como la cuarta región con menos superficie protegida en términos relativos, únicamente por delante de Galicia, País Vasco y la ciudad autónoma de Melilla.

Un estudio sobre la conservación de la biodiversidad del Observatorio para la Sostenibilidad en España (OSE) del año 2011, al que ha tenido acceso Efe, refleja que la defensa del medio ambiente y de los recursos naturales ha servido de "importante bandera" para la afirmación de una identidad política propia en Castilla-La Mancha.

Así lo muestran "conflictos" como lo que hubo en las Hoces del Cabriel (Cuenca) y los que surgen cuando se aprueba un nuevo trasvase Tajo-Segura.

Si no se tiene en cuenta el solapamiento de los territorios que cuentan con varias protecciones a la vez, Castilla-La Mancha dispone de más de 271.000 hectáreas entre parques y reservas naturales y algo más de millón y medio de hectáreas de superficie declarada Zona Especial de Protección de Aves (ZEPA).

Tiene también 15.100 hectáreas de refugios de fauna, 4.307 hectáreas de reserva fluvial y hasta 33.000 hectáreas de monumentos naturales

Todo este territorio, junto a 1,4 millones de hectáreas de superficie declarada como Lugar de Interés Comunitario (LIC) y otras 7.000 calificadas como microrreservas, supone 3,3 millones de hectáreas con algún tipo de protección.

Dentro de las herramientas desarrolladas por Castilla-La Mancha para la conservación y el mantenimiento del medio natural, el OSE destaca el Plan de Conservación del Medio Natural, que es un documento director en el que se establecen los criterios y directrices a seguir en los próximos años.

También subraya la importancia de los planes de recuperación de especies amenazadas en la región, como los ya desarrollados de la malvasía cabeciblanca, el águila imperial ibérica, el buitre negro, el lince ibérico, la cigüeña negra, el geranio del Paular, la sideritis serrata o la atropa baetic.

El estudio detalla las principales leyes autonómicas aprobadas en materia de protección medioambiental, entre las que destaca la Ley de mayo de 1999 de Conservación de la Naturaleza porque a partir de ella la Junta declaró por decreto 45 microrreservas, 6 reservas fluviales, 38 ZEPA, 23 monumentos naturales, 72 LIC y 8 planes de recuperación de especies.

El OSE es un organismo independiente, constituido en 2005, fruto de un convenio de colaboración entre el Ministerio, la Fundación Biodiversidad y la Fundación General de la Universidad de Alcalá. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada