martes, 17 de enero de 2012

La agroecología germina en la Red

Barrunta Sentidos une a productores del norte de Cáceres con consumidores que buscan alimentación sana y sostenible

17.01.12 - 00:13 - 
La tecnología puede acercarnos a la tierra, reconciliarnos con nuestro entorno natural, e incluso llevar a nuestra nevera un lustroso repollo en menos de 48 horas. Barrunta Sentidos es el ejemplo perfecto de esta simbiosis. La empresa placentina ofrece en su web 35 productos de temporada cultivados por ocho agricultores del norte de Cáceres. Un abanico de alimentos que esperan aumentar en próximas campañas.
A través de su página web (www.barruntasentidos.com) evitan intermediarios entre consumidor final y productor, consiguiendo unos «precios dignos que no difieren mucho de los que hay en el mercado», explica Elena Arroyo, del equipo promotor. Quienes buscan una alimentación sana y sostenible encuentran en esta ventana digital frutas y verduras de una «estupenda calidad, cultivadas desde la Sierra de Gata hasta La Vera. Elena, ingeniera técnico agrícola, define su trabajo como «la semilla de ilusiones que durante años ha estado esperando germinar». Ella y sus compañeros apuestan por recuperar los «valores tradicionales y el respeto a la dignidad del agricultor». Gracias a Internet, logran acercar a la gente «a un mundo tan olvidado como la agricultura».
La iniciativa ha sido nominada como 'Mejor Start Up' en los premios Navegantes de HOY. La idea de montar Barrunta Sentidos surgió de una doble necesidad. «Por un lado, había una carencia entre los consumidores, que no sabían cómo acceder al mercado agroecológico, y por otra parte, los agricultores necesitaban vender un producto diferenciado del convencional», detalla Juan Carlos Herrero, responsable de comunicación de la firma.
Trabajan codo con codo con los productores rurales a través de la cooperativa Crysopa. «Un sello que une también a consumidores, restaurantes y casas rurales».
Barrunta Sentidos camina paso a paso, sin grandes pretensiones. Tienen por delante una ardua tarea de concienciación. «Nuestro primer objetivo es asentarnos, darnos a conocer y fidelizar a los clientes. Iremos creciendo en la medida de nuestras posibilidades», apunta Juan Carlos.
Llegar hasta aquí no ha sido fácil. Reconocen «dificultades económicas y burocráticas». Lanzar en estos tiempos una iniciativa empresarial «era cuanto menos una locura». Han «chocado puerta con puerta» y no han tenido casi ninguna ayuda, simplemente «nuestro esfuerzo y la voluntad de los agricultores, que poco a poco han ido confiando en nosotros». Uno de los mayores inconvenientes era llevar en buenas condiciones los alimentos a su destino, normalmentes en cestas a domicilio. Finalmente, han encontrado «un transporte que ofrece garantías». Ya están seguros de encontrarse «en la senda».
Fuente: HOY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada