miércoles, 22 de febrero de 2012

Coalición Clima se opone a la entrada de arenas bituminosas en Europa

Madrid, 22 feb (EFEverde).- Una coalición de 30 organizaciones agrupadas en la autodenominada Coalición Clima han solicitado a las autoridades europeas que impidan la entrada en la región de arenas bituminosas, una nueva materia prima para elaborar combustible.
CAD06 ALGECIRAS (CÁDIZ) 01/06/2011.- Restos de alquitrán en la arena de la playa del Rinconcillo en Algeciras (Cádiz) donde ha llegado el vertido procedente de los tanques de residuos oleosos que ardieron ayer en Gibraltar. EFE/A.Carrasco Ragel
El grupo, en el que participan el sindicato español CCOO y organizaciones ecologistas y sociales como Greenpeace, WWF, Acción Natura e Intermon Oxfam, denuncia el impacto medioambiental y sobre el clima de ese tipo de brea o betún, que se extrae en minería de cielo abierto.

Coalición Clima ha dirigido su petición a los ministros de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, y al de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, en sendas cartasque ha distribuido entre la prensa.

Los estados miembros de la UE votarán el próximo 23 de febrero la aplicación de la directiva europea de calidad de combustibles, oportunidad que Coalición Clima quiere aprovechar para que se rechace la entrada en el mercado europeo de materias primas contaminantes destinadas al mercado del transporte.

"El petróleo producido a partir de fuentes altamente contaminantes, como las arenas bituminosas, emiten aún más gases de efecto invernadero que el petróleo convencional", señala en sus cartas el grupo, que recuerda que la extracción de arenas bituminosas en Canadá "ha destruido áreas prístinas y ha tenido un impacto devastador sobre las comunidades locales e indígenas".

La petición de Coalición Clima respalda otra de un grupo de galardonados internacionales con el premio Nobel de la Paz, que recibieron los presidentes europeos, entre ellos el español, Mariano Rajoy.

La coalición destaca que la directiva europea sobre calidad de combustibles (FQD, por sus siglas en inglés) se adoptó en 2008 para reducir un 6% en 2020 la intensidad de emisiones de CO2 en el sector del transporte por carretera y contribuir a la descarbonización del sector, el único cuyos gases de efecto invernadero siguen creciendo.

La propuesta que se someterá a votación el próximo jueves establece cómo aplicar la directiva y cómo debe calcularse e informar de la intensidad de emisiones de carbono de los combustibles fósiles y la electricidad que proporcionan.

Para Coalición Clima, esta propuesta permite a los proveedores poner en valor si su propia extracción o método de producción ofrecen una menor intensidad de emisiones de CO2 que la media del sector y generar incentivos para que se invierta en procesos y tecnologías más eficientes.

La aprobación de esta herramienta es un requisito para la aplicación de la legislación contra el cambio climático, en la que se clasifica a los diferentes tipos de combustibles fósiles en función de su intensidad promedio de emisiones de CO2.

"Hasta un país tan dependiente del petróleo como EEUU se negó a entrar en el juego de las arenas bituminosas y, este invierno, ha desestimado el macroproyecto de oleoducto para la importación de arenas bituminosas de Canadá. La cuestión es si Europa está dispuesta también a oponerse", señala el grupo.

"Si Europa quiere evitar los riesgos más graves del cambio climático, no puede ignorar que es imprescindible tratar adecuadamente la huella de carbono de estos combustibles", dicen.

Las arenas bituminosas, una mezcla de arcilla, arena, agua y bitumen (similar a la brea), pueden llegar a emitir hasta un 23% más que el petróleo convencional, sostienen. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada