jueves, 23 de febrero de 2012

Las diferencias sobre el refuerzo del PNUMA marcan un camino arduo a Río+20

Autor:Pedro Alonso
Nairobi, 23 feb (EFEverde).- Las diferencias entre la Unión Europea (UE) y países como EEUU y Brasil sobre cómo fortalecer el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) marcaron hoy en Nairobi un difícil camino hacia la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20), que se celebrará el próximo junio.

Representantes de unos 140 países -entre ellos, unos ochenta ministros- acabaron hoy una reunión de tres días en la sede del PNUMA, en la capital keniana, para fijar posturas ante Río+20, que albergará la ciudad brasileña de Río de Janeiro.

El marco de las deliberaciones fue la XII Reunión Especial del Consejo de Administración del PNUMA (que preside España por segundo año consecutivo) y del Foro Global de Ministros de Medio Ambiente.

Los dos asuntos fundamentales que tratará Río+20 son la economía verde en un contexto de desarrollo sostenible y erradicación de la pobreza, y la gobernanza ambiental internacional, dentro de la que figura la posible transformación del PNUMA en una agencia de la ONU.

Como colofón a la reunión de Nairobi, los ministros acordaron fortalecer el PNUMA "como autoridad medioambiental global" y reforzar la lucha contra la degradación medioambiental.

Los titulares de Medio Ambiente también expresaron su compromiso para lograr el "éxito" en Río+20, evento que describieron como "una oportunidad única para afrontar los desafíos económicos, sociales y medioambientales en el contexto del desarrollo sostenible".

Así consta en la declaración ministerial conjunta difundida al término del encuentro de Nairobi, que se fraguó "in extremis" y merced al "espíritu constructivo" de la Unión Europea (UE), EEUU y el G-77 (grupo de países emergentes y en desarrollo), confirmaron a Efe fuentes cercanas a la delegación de la presidencia española.

No obstante, el consenso del texto contrastó con las diferencias manifestadas públicamente sobre el futuro del PNUMA.

La necesidad de fortalecer ese Programa de la ONU cuenta con un apoyo "abrumador", como aseguró hoy el director ejecutivo del organismo, Achim Steiner, aunque la vía para alcanzar ese objetivo ha sido objeto de notables discrepancias en Nairobi.

Unos cien países, incluidos los miembros de la Unión Europea (UE) y la Unión Africana (UA), apoyan el plan promovido por la UE para convertir el PNUMA en una agencia de la ONU con mayor poder de decisión.

Actualmente, el Programa de la ONU para el Medio Ambiente carece de capacidad ejecutiva y de presupuesto independiente, y sus decisiones se elevan a la Asamblea General de las Naciones Unidas, que puede aprobarlas o rechazarlas.

Sin embargo, la ministra brasileña de Medio Ambiente, Izabella Teixeira, afirmó hoy que su país, anfitrión de Río+20, no comparte la propuesta de UE.

"Brasil no apoya el plan (europeo). Brasil apoya la negociación y el fortalecimiento del PNUMA", dijo a Efe Teixeira, quien precisó que el proceso negociador "no sólo incluye la propuesta de la Unión Europea, contempla otras propuestas".

La idea europea topó asimismo con la oposición de EEUU: "Apoyamos el fortalecimiento del PNUMA (...). Sin embargo, en este momento no apoyamos que se convierta en una agencia especializada", declaró a Efe la jefa de la delegación estadounidense, Kerri-Ann Jones.

En el terreno de la economía ecológica, el secretario de Estado español de Medio Ambiente, Federico Ramos, presidente del Consejo de Administración del PNUMA, constató que la mayoría de los ministros entienden ese concepto como "un camino para conseguir un desarrollo sostenible, la erradicación de la pobreza y la creación de empleo".

Con todo, Ramos advirtió de los "muchos desafíos" -especialmente en los países pobres- que ofrece el tránsito hacia la economía verde, como la financiación y el acceso a la tecnología necesaria.

"El tiempo no está de nuestra parte. Río+20 debe adoptar acciones rápidas e inmediatas para responder a la actual crisis medioambiental", aseveró el secretario de Estado.

A ese respecto, la viceministra colombiana de Medio Ambiente, Adriana Soto, abogó por unos "resultados concretos que se traduzcan en un mejor bienestar" para los ciudadanos, y subrayó que Río+20 "no puede permitirse un fracaso".

Río+20 se celebrará en Río de Janeiro veinte años después de la Cumbre de la Tierra, convocada en esa misma ciudad en 1992, que sentó las bases del desarrollo sostenible contemporáneo. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada