miércoles, 28 de marzo de 2012

Cien especies de mariposas de varios continentes en Benalmádena

Autor:Melanie Soler.

Málaga, 27 mar (EFEverde).- Ejemplares de mariposas de lugares tan variados como América, Asia o África son los que se pueden observar en el Mariposario de Benalmádena (Málaga) el más grande de España, en el cual conviven más de cien especies diversas a lo largo del año.

BENALMÁDENA (MÁLAGA), 28/03/2012.- Mariposas de la especie Papilio Demoleus, recien salidas de la crisálida, una de las que se pueden contemplar en el Mariposario de Benalmádena (Málaga), el más grande de España, en el que conviven más de cien tipos de estos insectos procedentes de América, Asía o África. EFE/Jorge Zapata.
Según ha explicado a Efe la bióloga y responsable del departamento de Educación, Elena Escribano, en estas instalaciones, de diseño asiático y cerca de 2.000 metros cuadrados, se pueden observar a diario entre 1.200 y 1.500 mariposas que vuelan sin ningún tipo de barrera arquitectónica entre el visitante y ellas, además de unas 400 crisálidas.

Escribano, ha señalado que en el mariposario, además de observar cómo conviven las mariposas en un espacio con una temperatura de 26 ó 28 grados y una humedad de un 60 ó 80 por ciento, se puede asistir al nacimiento de las mismas.

A pesar de tener una vida media de tres semanas y depender de la época del año para tener más ejemplares de una especie u otra, Escribano ha destacado que entre los ejemplares que siempre están y además son las más llamativos, se encuentran los de la mariposa conocida como "ojo de búho" o "alas de cristal", denominada así por ser transparente.

También figura la "cabeza de serpiente" la más grande del mundo con una envergadura alar que oscila entre los 25 y 30 centímetros, la "morpho", de color azul y logotipo del mariposario, y la "mariposa monarca", conocida por sus espectaculares migraciones desde Canadá a México.

Menos ejemplares de Europa


Foto/EFE/Jorge Zapata

La delicadeza de estos insectos supone una atención diaria que requiere mantener sus condiciones climatológicas y cuidar de las plantas específicas, presentes porque se alimentan de su néctar o de fruta algo pasada, además de evitar posibles bacterias y virus con productos naturales.

Entre las curiosidades que ha explicado Escribano figura una pregunta muy frecuente entre los visitantes, la ausencia de especies de Europa porque sólo se reproducen una, dos o tres veces al año en las estaciones de primavera y verano, frente a las tropicales que lo hacen durante todo el año.

El mariposario cuenta con un 70 por ciento de sus especies de cría propia, que se producen en las instalaciones en una zona determinada llamada "caja de emergencia", y el 30 por ciento restante es importado de sus lugares de origen, lo que supone un coste cada dos o tres semanas de unos 600 euros aproximadamente, según el número de especies y el volumen que se pida.

Por otro lado, la bióloga ha detallado que aunque las mariposas proceden de diversos puntos e incluso algunas son nocturnas o venenosas, entre ellas son muy pacíficas ya que el apareamiento se produce entre ejemplares de la misma especie y las venenosas sólo actúan contra depredadores, además de no suponer ningún peligro para los visitantes.

Fauna acompañante

En las instalaciones las plantas y las mariposas no son los únicos seres vivos que habitan ya que los acompañan diversos pájaros "diamantes" procedentes de Australia, dos iguanas verdes de América del Sur, una tortuga de patas amarillas y seis ardillas tricolor de Asia.

Son numerosos los colegios, en su mayoría de Málaga, que acuden para pasar una jornada educativa además de visitar las instalaciones y desde el mariposario abrió el pasado 26 de marzo de 2011 hasta diciembre del año pasado ha recibido la visita de 1.255 escolares, de primaria principalmente.

Hasta enero de 2012 un total de 44.000 personas han visitado el mariposario lo que ha supuesto un balance "muy positivo" en estos primeros meses de apertura del mismo, según Escribano. EFEverde

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada