viernes, 27 de abril de 2012


Informática para salvar Las Tablas de Daimiel

WWF España ha desarrollado una aplicación informática que ajusta el riego de los cultivos

De momento, el proyecto solo abarca Daimiel, pero se quiere ampliar a otros municipios


JORDI FELIU BRUGUERA



Parece que algo esta cambiando en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel. La recuperación del acuífero 23 y del humedal, gracias a las oportunas lluvias invernales caídas entre 2009 y 2011, permiten ahora deleitarse con 1.200 hectáreas de laguna (el 80% de la superficie inundable) que está recibiendo a las aves estivales, garza imperial, garcilla cangrejera, pato colorado… También algunos agricultores, principales causantes de la sobreexplotación hídrica del acuífero, consideran ahora que son “los primeros interesados en conservarlo”, como declara convencido el presidente de los regantes de Daimiel, Jesús Pozuelo. Una forma de pensar que ha calado hondo en las nuevas generaciones, el hijo de Pozuelo dirige una empresa de ecoturismo, que depende de la buena salud del humedal.

¿Espejismo o realidad? “Más bien un espejismo, porque como se siga regando como hasta ahora es imposible conseguir la recuperación de acuífero y del humedal”, advierte Alberto Fernández, responsable de la política de aguas de WWF España. Por este motivo, la organización ecologista ha puesto en marcha un proyecto que busca mantener la biodiversidad del entorno, que incluye la implicación y concienciación de la población de la zona. La iniciativa propone a los regantes la utilización de una herramienta informática (ACUAS), que permite elaborar un plan de riego y así ajustar los cultivos a los permisos de utilización de agua subterránea que varían anualmente, dependiendo del estado del acuífero. También se plantarán entre 10.000 y 11.000 tocones al año de encina y coscoja, hasta que finalice el proyecto en 2014.


De momento se han adherido al sistema 130 regantes. WWF pretende asesorar a 250

“De momento se han adherido al sistema informático 130 explotaciones de las 710 que hay en Daimiel”, dice el presidente de los regantes de este término municipal. Lo que no quiere decir, advierte, que los que no estén en el sistema utilicen el agua sin ningún control. WWF pretende asesorar a 250 agricultores de esta forma, todos de Daimiel. Una mínima parte si se tiene en cuenta que en dicho término se cultivan 24.000 hectáreas frente a las 150.000 hectáreas de regadío que disminuyen a 115.000 en los años húmedos, que cultivan otros municipios con el agua del mismo acuífero. “Queremos seguir, porque hay muchos agricultores que desperdician agua. Y estamos hablando de una herramienta sencilla y barata de mantener”, sostiene Fernández. En octubre tendrán los datos concretos sobre el ahorro obtenido.

El objetivo final es conseguir que 600 hectáreas de Las Tablas estén siempre inundadas en verano. “Con este nivel se estabilizaría el ecosistema y se mantendrían las plantas acuáticas”, sostiene. Eso ocurrirá solo si se logra que reaparezcan los auténticos Ojos del Guadiana, y que el cauce de este río hasta Las Tablas de Daimiel, ahora seco y cubierto de cultivos, se vuelva a llenar. Las últimas mediciones del pasado lunes, 23 de abril, sitúan el nivel del agua en esa zona a 9,9 metros de la superficie. Algo espectacular porque desde 1994 este nivel se mantenía en 42 metros. “El río Guadiana debería aportar 35 hectómetros cúbicos anuales al Parque (o lo que es lo mismo llenar 35 veces el estadio Santiago Bernabeú entero). En este momento el humedal está lleno debido a las lluvias pasadas y a las aportaciones del río Azuer”.


El objetivo es conseguir que 600 hectáreas de la laguna estén inundadas en verano

“En la actualidad existe un déficit entre lo que recarga el acuífero y lo que se gasta”. El Plan Especial del Alto Guadiana establece que para conseguir recuperar las Tablas en 2027 solo se pueden sacar 120 hectómetros cúbicos año y en este momento son casi 300. “La buena noticia es que gracias a las lluvias de estos años creemos que la fecha para alcanzar el objetivo se puede adelantar al 2021”, señala Fernández.

El proyecto actual de WWF en Las Tablas cuenta con el apoyo económico de Coca Cola y se complementa con la compra de fincas que la administración pública inició en 2001. La adquisición implica el rescate de pozos y de los derechos para sacar agua del acuífero. De momento se han comprado 1.900 hectáreas por 28 millones de euros. “Otra operación que tiene mucho de estética por un lado, porque favorece el mantenimiento del agua en el humedal, pero no la recarga del acuífero”. La política de compra sigue adelante, aunque teniendo en cuenta la situación económica actual, afirma Basilio Rada, director del Organismo Autónomo de Parques Nacionales.

El presidente de los regantes de Daimiel opina que las administraciones han cambiado su forma de actuar en la zona. "Aquí los políticos han mirado en otra dirección para no ver las extracciones disparatadas que se estaban haciendo y en muchos casos ha habido incentivos para poner en riego tierras que siempre habían sido de secano. Ahora es diferente". Pero aún así opina que se va “despacio, despacio”. No entiende que a estas alturas todavía haya expedientes sin resolver de pozos que están extrayendo agua sin documentación. "¿Que si son ilegales? Bueno, nosotros usamos otra palabra menos fuerte: irregulares. Realmente lo único que habría que hacer sería clausurarlos y se acabaría el problema, pero no se hace”, concluye.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada