sábado, 28 de abril de 2012


Mecenas de la Naturaleza

Los ciudadanos apoyan la protección del medio ambiente mientras caen los recursos públicos | Odile Rodríguez de la Fuente: “En España, tenemos pocos ejemplos de implicación del sector privado en la filantropía mediambiental”

Medio ambiente | 27/04/2012 - 21:32h
Antonio Cerrillo
Barcelona
El papel que desempeñan personas particulares o empresas para proteger la naturaleza es especialmente destacable en un contexto en el que las administraciones reducen drásticamente las partidas para estas actividades. De hecho, los presupuestos para conservación del medio ambiente están entre los que han sufrido más recortes en los últimos años. Catalunya, y España en general, carece de una tradición de apoyo de la iniciativa privada a los proyectos de conservación; pero hay excepciones que demuestran que existe un terreno abonado para incrementar en el futuro este apoyo desde la esfera particular.

La nómina de mecenas ambientales en España es muy escasa y la forman personas particulares y empresas que, por razones éticas, sentimentales o de conciencia, deciden efectuar una contribución a la protección de la naturaleza. Ramon Mascort, que financió el impulso de la exitosa guía de aves ‘Handbook of the birds of the world’; o Jorge de Pallejà, un hombre que dejó la caza y abrazó fervientemente la causa conservacionista aunque mantuvo en privado su vertiente altruista son algunas de estas figuras.

“El caso de Miguel Torres es ejemplar, puesto que la ayuda a los proyectos de conservación la lleva a cabo más allá de sus actividades económicas, que podrían ser igualmente prósperas sin este altruismo”, dice Marc Ordeix, coordinador del Centre d’Estudis del Rius Mediterranis de la Fundació Museu Industrial del Ter (Manlleu). Ordeix destaca que la tarea de estas personas viene de lejos y continúa en la actual época de crisis. “Pero no podemos pensar que sus donaciones excluyen la responsabilidad de las administraciones”, agrega.

Fundaciones anglosajonas
“La sociedad española está muy poco sensibilizada y prefiere hacer donaciones en los campos de la cultura, el arte o el deporte, incluso la fórmula 1. En este caso, todavía estamos a años luz de la cultura anglosajona”, dice Francesc Giró, director de la fundación Acciónatura.

Giró cita el ejemplo de la World Land Trust o de Conservation International, una entidad que aglutina a los nuevos mecenas de la ecología procedentes de la informática o el cine. Gordon Moore, creador de Intel; el actor Harrison Ford; la reina Nur de Jordania, o el científico y naturalista Edgard Wilson han sido algunos de sus patronos con todos los honores.

Ordeix cree, sin embargo, que todo esto puede empezar a cambiar, puesto que a partir de este año será posible desgravar a los contribuyentes que hagan donaciones para apoyar las denominadas entidades de custodia.

Precisamente, el Departament de Política Territorial i Sostenibilitat estudia la elaboración de medidas fiscales y económicas que permitan impulsar la custodia del territorio, un acuerdo en virtud del cual los propietarios de fincas y entidades de custodia se comprometen a la conservación del patrimonio natural y la biodiversidad. Así lo anunció Marta Subirà, director de Polítiques Ambientals de la Generalitat al presentar el plan de trabajo para promocionar esta modalidad de ayuda. Buena parte de las carencias en la colaboración del sector privado las suplen las obras sociales.

MónNatura Delta de l’Ebre
La Obra Social de CatalunyaCaixa, por ejemplo, ha creado MónNatura Delta de l’Ebre, en las salinas de la Tancada, un espacio de interpretación de la naturaleza que pone en valor el territorio de les Terres de l’Ebre. MónNatura Delta de l’Ebre tiene como finalidad descubrir un entorno natural de gran riqueza en una de las zonas húmedas más importantes de la Europa occidental. El centro ha recuperado la piscifactoría de las antiguas salinas de La Tancada, con una superficie de 41,2 hectáreas, lo que ha permitido poner de relieve su valor medioambiental mediante un centro de interpretación y una propuesta de actividades lúdicas y didácticas que permiten conocer de cerca el valor de esta área de lagunas.

Odile, el alma de la fundación Félix Rodríguez de la Fuente
Otras veces esta función de apoyo social viene dada por las fundaciones. Odile Rodríguez de la Fuente, fundadora, patrona y directora general de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, destaca, en este sentido el papel de las entidades dedicadas a la filantropía. Sin embargo, “en España, tenemos pocos ejemplos de implicación del sector privado en la filantropía y en la responsabilidad social corporativa con iniciativas aunque sean para acciones que vayan más allá del lavado de imagen”, dice Odile, hija del fallecido Félix Rodríguez de la Fuente. Su fundación por ejemplo se dedica, entre otras actividades, a apoyar y difundir las iniciativas de desarrollo rural y en las que destaquen las actividades profesionales que benefician la protección del medio ambiente. No es casualidad su iniciativa “El Hombre y la Tierra” (que rememora a su padre), que viene a reconocer a las “personas o grupos de personas que viven cerca de la tierra, de sus recursos y velan por su cuidado, e incorporan a a sus vidas un diálogo fructífero y recíproco con el medio que los sustenta”, pues “las personas que viven en los ámbitos rurales son los mejores custodios de la Naturaleza” y los “verdaderos conservadores del paisaje”, dice.

“Si esperamos a que el medio ambiente lo tengan que proteger los funcionarios y el dinero público, no haríamos nada”, dice esta mujer, una verdadera convencida de que “hay que prestigiar el trabajo del mundo rural”. Es por ello que su fundación difunde las mejores prácticas y las experiencias ejemplares en este sentido (producción ecológica, ganadería de trashumancia, acciones para reducir las emisiones de CO2, recuperación de razas autóctonas). “En España, tenemos poca percepción de la importancia que tiene nuestra riqueza cultural o la biológica, o del valor que atesora la variedad gastronómica”, añade
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada