jueves, 31 de mayo de 2012


El Gobierno andaluz enfría su apoyo al proyecto ante la polémica surgida

El plan de Valdevaqueros recibió el visto bueno de la Junta, que ahora asegura que será muy rigurosa con la autorización ambiental


En el seno de la coalición que gobierna Andalucía hay disenso sobre el proyecto de Valdevaqueros. Al menos, en los partidos que forman esta unión: PSOE e IU. El Plan Parcial Sector Litoral 1 Valdevaqueros se aprobó en el pleno del Ayuntamiento de Tarifa con los votos favorables de PP, que gobierna la ciudad, PSOE y PA. Los independientes del Partido Liberal por Tarifa se abstuvieron. Solo IU, el socio de Gobierno de los socialistas en la Junta, votó en contra.

El día de la votación, la delegada de Medio Ambiente de la Junta en Cádiz, Silvia López (POSE), sostuvo que el proyecto “no merma los intereses naturales” de la zona. Sin embargo, la consejera de Fomento y Vivienda de la Junta, Elena Cortés (IU), aseguró este miércoles que el plan aprobado por el Ayuntamiento, que data de los noventa, “nos retrotrae a toda la política que nos ha llevado a esta situación”, en referencia a la economía del ladrillo. Cortés cerró filas con la decisión adoptada por su grupo en el Consistorio tarifeño.


La consejera de Fomento, de IU, 
ve en la urbanización 
un retroceso

El plan parcial aprobado, antes de ser sometido al pleno del Ayuntamiento, recibió el visto bueno de la Junta. Pero los representantes del Gobierno regional enfriaron el apoyo a este plan. Y se esforzaron por lanzar un mensaje: las excavadoras no entrarán mañana en Valdevaqueros. La Junta ahora tendrá que autorizar el proyecto de urbanización. Todavía falta un buen trecho para que la Administración apruebe o rechace la autorización ambiental unificada.

Cortés aseguró que la Junta tratará, “con las leyes medioambientales, de proteger y defender el patrimonio medioambiental y natural de Andalucía en toda su costa, y lógicamente también en Tarifa”. La consejera, que no tiene en su departamento las competencias en ordenación del territorio, añadió que ahora se abrirá un proceso de exposición pública.

Será el socialista Luis Planas, consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, el que tendrá que pilotar todo el proceso de información ambiental. Planas sostuvo que la Administración será “muy rigurosa”. “Va a ser muy rigurosa desde el punto de vista medioambiental con todos los expedientes, incluido este”, afirmó. Planas recordó que la “polémica” surgida “se refiere a la aprobación provisional de un plan parcial que tiene origen en un Plan de Ordenación de 1995”.

El proyecto que se presente tendrá que ser sometido ahora a un proceso de alegaciones, en el que los ciudadanos y los grupos ecologistas podrán presentar y motivar sus reparos. La Junta, por su parte, también tendrá que evaluar los planes de los promotores. Por ejemplo, se deberá tener en cuenta el impacto paisajístico o cómo se podría garantizar el abastecimiento de agua para una urbanización con 350 viviendas y 1.400 plazas hoteleras.

El alcalde de Tarifa, Juan Andrés Gil (PP), aseguró que los promotores podrían empezar con los trabajos de urbanización dentro de un año. Sin embargo, fuentes de la Junta dudaron de que pueda tramitarse todo el proyecto tan rápido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada