martes, 29 de mayo de 2012


España contribuye a la observación oceánica internacional con 10 perfiladores.


Madrid, 29 may (EFE).- El programa internacional de observación oceánica Argo contará desde hoy con diez perfiladores españoles, unos instrumentos que se encuentran a la deriva a una profundidad de mil metros y que regularmente miden la temperatura, la salinidad y la presión marina desde la superficie hasta los 2.000 metros.
El programa Argo cuenta con más de 3.000 objetos de este tipo que, inmersos en las aguas de todo el planeta, ofrecen una imagen precisa del estado de los océanos.

Actualmente, España contribuye con el programa Argo con 28 perfiladores financiados por el Plan Nacional de I+D+i y desde hoy aportará otras seis unidades del Centro Oceanográfico de Canarias del Instituto Español de Oceanografía (IEO) y otras cuatro del Sistema de Observación Costero y de Predicción de Baleares.

Estos instrumentos se desplegarán en aguas del Atlántico subtropical (adyacentes a la Península Ibérica y Canarias), y en el Mediterráneo occidental.

La necesidad de entender la evolución del sistema climático, de predecir el tiempo atmosférico con mayor precisión y antelación, y de conocer el estado del mar propició la creación del denominado Sistema Global de Observaciones del Océano (GOOS, Global Ocean Observing System).

Uno de los principales componentes GOOS es la red de observación Argo, constituida por más de 3.000 perfiladores oceánicos.

Estos instrumentos se encuentran a la deriva a una profundidad de 1.000 metros y cada diez días descienden hasta los 2.000 metros para, a continuación, iniciar el ascenso a la superficie, midiendo en su camino de subida las variables que permiten describir el estado físico del océano: temperatura, salinidad y presión.

Así, facilitan información por satélite y en tiempo real de las estructuras de temperatura y salinidad de las capas superiores e intermedias de los océanos cada diez días.

La red Argo es el análogo oceánico de los sondeos atmosféricos que realizan las miles de estaciones meteorológicas que permiten conocer y predecir el estado de la atmósfera.

El programa Argo aporta datos a un ritmo muy superior al que éstos eran recogidos por barcos oceanográficos y los pone a disposición, de manera inmediata y de forma abierta, a toda la comunidad científica, explica el IEO en un comunicado.

El beneficio científico más inmediato de Argo ha sido lograr una mayor precisión en el cálculo de calor almacenado en el océano, un factor clave para determinar el ritmo del calentamiento climático global, la elevación del nivel del mar y su progresión futura.

Las posibilidades de aplicación de Argo en la investigación están llevando a una mejor comprensión de cómo el océano y la atmósfera interactúan en condiciones tanto normales como extremas. EFEverde

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada