domingo, 27 de mayo de 2012


Rousseff veta perdón para deforestadores y otros puntos del Código Forestal.


Brasilia, 25 may (EFEverde).- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, vetó doce de los 84 artículos del Código Forestal, polémica ley de suelos rechazada por ecologistas, y entre ellos el que planteaba amnistiar a quienes desforestaron ilegalmente, informaron hoy fuentes oficiales. Los ecologistas de WWF consideran insuficiente la medida.

BRA502. BRASILIA (BRASIL), 25/05/2012- La ministra de Medio Ambiente, Izabella Teixeira, habla en una rueda de prensa hoy, viernes 25 de mayo de 2012, en Brasilia, donde, junto con sus colegas de Agricultura, Jorge Mendes Ribeiro; y de Desarrollo Agrario, Gilberto José Vargas, informaron que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, vetó doce de los 84 artículos del Código Forestal, la polémica ley de suelos rechazada por ecologistas, y entre ellos el que planteaba amnistiar a quienes desforestaron en forma ilegal. EFE/FERNANDO BIZERRA JR



Además de ese punto, uno de los que más críticas levantaba entre los grupos defensores del medio ambiente, Rousseff ha vetado otro que reducía las áreas de preservación en las márgenes de ríos y un tercero que limitaba a mínimos las obligaciones de recuperar las áreas ya degradadas.

El anuncio fue hecho en una rueda de prensa por los ministros de Medio Ambiente, Izabella Teixeira, Agricultura, Jorge Mendes Ribeiro, y Desarrollo Agrario, Gilberto José Vargas, quienes dijeron que Rousseff ha decidido los vetos en favor de la "preservación" y el impulso a la "producción sustentable" en la agricultura.

Los artículos vetados volverán a ser discutidos en el Parlamento, que podría incluso llegar a anular la decisión presidencial.

Los grupos ecologistas nacionales y globales, con Greenpeace y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) como puntas de lanza, habían mantenido durante los últimos meses fuertes campañas en medio mundo con el lema "Veta todo Dilma", para presionar a Rousseff a rechazar por completo el texto.

Según los defensores del medio ambiente, el nuevo conjunto de leyes abrirá puertas a una mayor actividad agrícola en ecosistemas ya degradados y en particular en la región amazónica, uno de los biomas más amenazados del planeta y que podría sufrir un impacto "devastador".

En un último intento por convencer a Rousseff de vetar totalmente el proyecto, el grupo ecologista Avazz entregó este jueves en la sede de la Presidencia un documento respaldado por dos millones de firmas recogidas por internet en todo el mundo, en el que se abogaba por el veto integral.

"Pedimos el veto porque esa legislación representa un retroceso para Brasil y el mundo y porque está basado en un modelo que propone desforestar para desarrollar", dijo a periodistas Pedro Abramovay, portavoz de Avazz.

Abramovay indicó que, de los dos millones de firmas, 1,7 millones fueron recogidas en el exterior, y sobre todo en Alemania y Francia, lo que a su juicio demuestra "la preocupación mundial" sobre lo que puede suceder con la Amazonía con el nuevo Código.

Greenpeace, por su parte, que ya había realizado manifestaciones en favor del veto total en diversas capitales del mundo, entre ellas Madrid, también hizo postreros esfuerzos no sólo en Brasil, ya que además realizó ayer una protesta ante la embajada del país en Tel Aviv.

Los activistas bailaron una capoeira en medio de la calle y mostraron dos pancartas, una en hebreo y otra inglés, que decían "Dilma, presidenta de la destrucción del Amazonas".

A la fuerte presión de los ecologistas se sumó la Asociación de Jueces Federales de Brasil (Ajufe), la cual denunció que el texto aprobado por el Congreso puede ser motivo de demandas judiciales, pues contiene "serias inconsistencias" desde el punto de vista constitucional.

Los magistrados pidieron asimismo el "veto integral" del Código Forestal y alertaron de que sus "imprecisiones" causarán "avalanchas de demandas judiciales" que "intranquilizarán a los productores rurales, y sobre todo a los pequeños, así como a toda la sociedad".

Por el veto total se manifestó incluso, en forma infructuosa, el Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Consea), un organismo consultivo de la Presidencia, que alertó sobre el "grave impacto del Código Forestal sobre la seguridad nutricional de la población brasileña".

Insuficiente para el WWF

Por su parte los ecologistas del WWF calificaron, en un comunicado, de desafortunada la decisión de la presidenta que, por insuficiente, pondrá en duda su credibilidad cuando hable de desarrollo sostenible ante los jefes de estado en la importante cita de Río del próximo mes.

Jim Leape, Director General de WWF Internacional, declaró: “Durante la última década, Brasil ha estado en el camino del progreso económico y ambiental. La declaración de hoy de la Presidenta Rousseff crea un futuro incierto para los bosques de Brasil, considerando que el Congreso puede todavía reducir aún más la protección de los bosques”.EFEverde

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada