sábado, 30 de junio de 2012


Catástrofe ecológica por el incendio de Valencia

Las llamas arrasan ya más de 30.000 hectáreas de bosque y siguen descontroladas en el área de Cortes. Otro incendio amenaza la Sierra de la Calderona.

Comunidad Valenciana | 30/06/2012 - 17:55h
Salvador Enguix
Valencia

Las llamas amenazan el ecosistema de la provincia de Valencia. El incendio de Cortes de Pallás, que se inició el jueves en Dos Aguas, a 70 kilómetros de Valencia capital, lleva arrasadas más de 30.000 hectáreas de bosque y sigue sin control, entre otras razones a causa del viento de poniente y de las altas temperaturas. Otro incendio, declarado ayer en Andilla, al norte de la capital, amenaza la hermosa Sierra de la Calderona; pulmón natural de la ciudad de Valencia. La situación es muy grave y más de 1.300 efectivos terretres trabajan sin descanso, con el apoyo de más de 40 unidades aéreas, para intentar frenar una catástrofe natural. Hay que remontarse al año 1994, en cuyo verano desaparecieron por las llamas más de 100.000 hectáreas de bosque, para recordar un siniestro tan trágico para la Comunidad Valenciana. Hoy algunos alcaldes han criticado la reducción de medidas de prevención en los últimos meses a causa de los recortes decretados en la administración.

Los dos incendios registrados en las localidades valencianas de Cortes de Pallás y Andilla afectan a un total de nueve municipios de la provincia de Valencia, según han confirmado fuentes del Centro de Coordinación de Emergencias (CCE). En total, el incendio originado este jueves en Cortes de Pallás se ha extendido a seis municipios: Cortes, Macastre, Turís, Yátova, Montroi y Dos Aguas. También ha habido algún desalojo preventivo en las localidades de Catadau y Llombai.

Por su parte, el incendio registrado este viernes en Andilla se ha propagado hasta tres localidades: Andilla, Llíria y Sacañet. Desde el CCE han informado de que por el momento no tienen constancia de que el fuego haya afectado a la Sierra Calderona, y han indicado que todavía no pueden ofrecer un balance de hectáreas quemadas, ya que hasta que el fuego no se de por controlado, no se puede examinar. Los alcaldes de Real y Catadau han explicado que en algunos momentos los medios aéreos no han podido trabajar por la falta de visibilidad y el viento.

La Generalitat ha recordado que hay una treintena de medios aéreos trabajando en la zona del incendio y que se van distribuyendo en función de las necesidades del avance del fuego. El alcalde de Real, Alejandro Blasco, ha asegurado que las montañas y algunos chalés están "ardiendo" y no hay medios terrestres ni aéreos en el término y la situación es "muy mala". "Ya se veía venir anoche y se llamó" a Emergencias para dar cuenta del peligro en un municipio que tiene núcleos diseminados de población y tierras de cultivo, según ha explicado.

Por su parte, el alcalde de Catadau, Pedro Juan Bisbal, también se ha mostrado "indignado" por la falta de medios aéreos y ha asegurado que desde que el fuego llegó al pueblo, la pasada madrugada, "solo hemos visto un helicóptero sobrevolar la zona". El caso más grave sigue siendo el incendio de Cortes de Pallás. Pero el conseller de Gobernación de la Generalitat Valenciana, Serafín Castellano, ha explicado también las enormes dificultades para frenar el fuego en Andilla: "las condiciones meteorológicas son adversas, con rachas de viento cambiantes, escasa humedad y elevadas temperaturas, "lo que han complicado durante toda la noche las tareas de extinción". Al respecto, ha avanzado que estas condiciones climatológicas con vientos de poniente van a continuar hasta esta noche, cuando se espera que cambien las previsiones meteorológicas.


Asimismo, ha señalado que están trabajando nueve medios aéreos y alrededor de 200 efectivos terrestres, y ha indicado que la estrategia de las labores de extinción se dividen en dos sectores, en frenar la cabeza y la cola del incendio, para evitar que el fuego llegue a la Sierra Calderona. Respecto a las causas del incendio, Castellano ha apuntado que no se descarta ninguna línea de investigación, aunque todo apunta a que podría deberse a una negligencia "por una quema descontrolada".

Respecto al incendio forestal declarado en Cortes de Pallás, el conseller ha señalado que la situación es "complicada" porque las previsiones meteorológicas son adversas, con rachas de entre 40 y 60 km/h de vientos de poniente y humedad muy baja. En estos momentos --ha continuado-- las tareas de extinción se centran en tres puntos: en la zona de Llombai, en detener el avance del incendio hacia de Motrotón y en evitar que entre en la Sierra de Martés. Al respecto, ha explicado que en estos dos últimos puntos es donde se está centrando fundamentalmente la labor de los medios, "ya que el resto de zonas del incendio se encuentran más calmadas e, incluso, hay algunas zonas estabilizadas". 

Asimismo, ha señalado que la mayoría de vecinos desalojados ya están pudiendo volver a sus viviendas, como son los evacuados de la urbanización Bacón de Montroi, Altury y Dos Aguas, "de manera que prácticamente no quedarán vecinos desalojados", ha aserverado. Además, ha explicado que en la extinción del incendio de Cortes de Pallás trabajan 1.100 efectivos terrestres y una treintena de medios aéreos, y ha destacado la "excelente" labor que están realizando los profesionales y voluntarios, "que han hecho un trabajo muy importante durante toda la noche".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada