sábado, 30 de junio de 2012


El Santander deniega créditos a proyectos incumplen requisitos ambientales


Madrid, 30 jun (EFE).- El Grupo Santander ha denegado la concesión de créditos a proyectos de la banca mayorista de Brasil por incumplir exigencias sociales o ambientales, o sea, no ajustados a las políticas de sostenibilidad de la entidad financiera española.
Se trata de una iniciativa pionera puesta en marcha en este país latinoamericano por la entidad que preside Emilio Botín. El análisis de riesgo socio-ambiental se aplica cuando el crédito supera los 500.000 euros.

"A veces se han rechazado clientes porque sus proyectos no cumplían condiciones en el ámbito social o ambiental. Por ejemplo suponían la destrucción de la Amazonia, talas ilegales...", ha declarado a EFE Begoña Beneytez, directora de Medio Ambiente del Santander.

Junto al análisis "riguroso" de este tipo de riesgos, la entidad financiera centra sus actuaciones de sostenibilidad en el control de la huella ambiental, la eficiencia energética; la lucha contra el cambio climático (en 2011 creó una oficina de cambio climático) y el desarrollo de oportunidades de negocio en el ámbito del medio ambiente .

En este contexto, ha destacado, las soluciones financieras que ofrece su grupo a clientes particulares y empresas: desarrollo de energías renovables, leasing de paneles fotovoltaicos, renting de coches híbridos, proyectos de carbono y seguros ante riesgos climáticas.

En 2011, el grupo Santander obtuvo el reconocimiento internacional como el "banco más verde del mundo por sus iniciativas" -distinción que concede la revista Bloomberg Markets-, y en 2012 ha sido la única firma española que aparece en el ranking de marcas verdes de Interbrand y Deloitte (un estudio centrado únicamente en aspectos de sostenibilidad).

Según Salvador Torres, director del Área Corporativa de Inmuebles y Servicios Generales, el objetivo final es lograr que tanto los proveedores del Grupo Santander como los empleados reduzcan el consumo lo máximo posible (residuos, agua, energía...).

Así lo refleja su Plan de Eficiencia Energética (2011-2013) que en sus casi dos años de vigencia ha registrado una bajada de casi el 4% en el gasto eléctrico por empleado respecto a 2010; del 11,5% en ahorro de agua (de 21,7 metros cúbicos en 2010 a 19,3% 2011) y un descenso del 8,2% del papel utilizado (de 0,2 toneladas a 0,1).

En 2011, el Grupo Santander tenía a 193.349 empleados en nómina y en 2010 a 178.869, un 8,1% más, de ellos 6.700 trabajan en la ciudad financiera del Banco Santander (a los que se suman 1.500 empleados externos).

Esta "mini-ciudad", que ocupa una superficie de 240 hectáreas en Boadilla del Monte (Madrid), aunque solo el 30 % está edificado, tuvo un gasto anual de 154.000 metros cúbicos de agua en 2011, la mayor parte procedente de agua reutilizada de una depuradora.

Por otro lado, Torres ha subrayado que la mayor parte de la electricidad que se consume procede de energías renovables (90%), certificado por la CNMV.

Otra de las iniciativas pioneras, de acuerdo con Torres, es el portal de huella ambiental -estrenado a finales de 2011- en el que se recogen todos los consumos y su evolución y desglose por países en los que la entidad tiene presencia.

Además, cada persona puede cuantificar la huella ambiental que genera (por ejemplo la cantidad de emisiones de dióxido de carbono que causa su actividad). EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada