martes, 31 de julio de 2012


El alcalde de Plasencia admite que la ley le obliga a conceder la licencia al parque eólico


Plasencia (Cáceres), 30 jul (EFE).- El alcalde de Plasencia (Cáceres), Fernando Pizarro, ha reconocido hoy que por mucho que el Consistorio rechace la instalación de aerogeneradores en la sierra de Santa Bárbara (Cáceres), desde un punto de vista legal está obligado a conceder la licencia oportuna para la línea de evacuación.
Con un presupuesto cercano a los 19 millones de euros, la mercantil Energías Especiales de Extremadura pretende instalar en la sierra de Santa Bárbara, en el término de Malpartida de Plasencia (Cáceres), ocho aerogeneradores con una potencia total de 18 megavatios, cuya línea de evacuación afecta a los términos de Plasencia y Malpartida.

Este proyecto fue aprobado en 2007, cuenta con declaración de impacto ambiental positiva desde 2008 y con licencia municipal desde 2009.

De igual forma, el Gobierno regional ya ha anunciado que dicho parque eólico será el primero en ponerse en marcha en la región y que lo hará sin recibir primas.

En este sentido, el alcalde de Plasencia ha puesto de manifiesto en rueda de prensa que el Consistorio jerteño está obligado legalmente a facilitar la instalación de la citada línea de evacuación gracias, ha ironizado, a la gestión que en este sentido desarrolló el anterior equipo de Gobierno local y que supuso la modificación del Plan General de Ordenación Urbana.

El regidor ha aseverado que la única alternativa que le queda al Ayuntamiento para intentar frenar el "brutal" impacto visual que el parque generará en Plasencia se encuentra en negociación directa con la empresa promotora, a cuyos responsables han propuesto un cambio de ubicación del proyecto.

Además, el Gobierno local ha apelado a la "conciencia" de la mercantil al hacerle llegar el gran rechazo social que el proyecto ha generado entre la población de Plasencia, según ha explicado el alcalde.

Por otra parte, Pizarro se ha referido a las declaraciones efectuadas a Efe por el alcalde de Malpartida de Plasencia, Marcelo Barrado, en la que aseguraba no entender el rechazo mostrado por el Ayuntamiento de Plasencia a la implantación del parque eólico ya que, a su juicio, beneficia a ambas poblaciones.

Pizarro ha aclarado que aunque la intención del Gobierno placentino no es dañar los intereses del Malpartida, su obligación como alcalde es intentar poner freno a un proyecto "que no genera más que inconvenientes y que no beneficia en absoluto a la ciudad". EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada