sábado, 28 de julio de 2012


Escarabajos coprófagos, una vida de mierda muy beneficiosa para el ser humano

Madrid, 28 jul (EFEverde).- De entre todas las comunidades del reino animal, una de las que lleva una vida que de primeras puede parecer menos gratificante es la de los coprófagos, los insectos cuyo hábitat son los excrementos, y entre ellos, los escarabajos reinan sin discusión.
ESPAÑA-ECOLOGÍA-LUZ . MADRID, 07/01/09.-Un escarabajo de agua atraído por la luz reflejada en la superficie de un coche rojo brillante. Un grupo de ecologistas, biólogos y biofísicos alertan en la última entrega de la revista "Frontiers in Ecology and the Environment" del impacto que la polución por luz polarizada tiene en las especies animales, a los que puede llegar a causar la muerte. La luz polarizada es aquélla que se ha desviado de su dirección original, como la reflejada por una superficie. En general, las fuentes de luz artificial pueden alterar los ciclos naturales de los animales que utilizan la luz como señal para llevar a cabo funciones vitales, como alimentarse o desplazarse. EFE/György Kriska***SÓLO USO EDITORIAL***


El biólogo y Director del Centro Iberoamericano de la Biodiversidad (CIBIO), Eduardo Galante, explica a EFEverde que "estos animales son los basureros de la naturaleza", ya que hacen desaparecer todos los restos orgánicos de origen animal.

Aunque este tipo de escarabajos no han sido muy estudiados, sobre todo en nuestro país, su importancia es tal que "si no fuera por ellos, tendríamos un problema grave de sanidad en la naturaleza", y además, cumplen una vital función en el abonado del suelo, dice Galante.

"En los grandes medios abiertos, como las sabanas o las praderas, la única manera de incorporar nutrientes al suelo son las heces de los hervíboros, no hay caída de hojarasca, así que cuando no existen estos bichos el pasto se agota", explica el investigador del CSIC Jorge Lobo.

Para Lobo, esas heces son un micro-hábitat, "un sistema ecológico en pequeñito", islas de energía "efímeras y heterogéneas" que aparecen y desaparecen a gran velocidad.

En ellas viven muchas especies de invertebrados, "pero los escarabajos serían los jefes, están en la cumbre de la pirámide de la boñiga", añade.

El investigador explica que se han encontrado registros fósiles que prueban que "estos escarabajos seguramente ya estaban digiriendo heces de dinosaurios en el Jurásico, son casi fósiles vivientes y llevan aquí 150 millones de años o más."

LOS ESCARABAJOS PELOTEROS

Quizá de entre todos los escarabajos coprófagos los más peculiares sean los escarabajos peloteros, que hacen rodar bolas de excrementos para transportarlas a algún lugar dónde enterrarlas, depositar sus huevos y alimentarse.

"Los peloteros nacieron en África en tiempos inmemoriales, cuando existía un continente llamado Gondwana", comenta Lobo, y su estrategia reproductiva y de comportamiento "es de las más antiguas" de la naturaleza.

Su singular comportamiento hizo que los antiguos egipcios consideraran sagrado al pelotero Scarabeus sacer, que simbolizaba al dios solar Khepri, pues asociaban las bolas que hacían rodar y desaparecer bajo tierra los escarabajos con la eterna tarea de Khepri: empujar el sol a través del cielo cada día.

UNA REPRODUCCIÓN PECULIAR

Bajo tierra, en la época de reproducción, estos peloteros hacen galerías con una cámara grande al final dónde depositan las bolas, del tamaño de una pelota de ping-pong, y en cada bola ponen un huevo, del que nacerá una larva que se alimentará del excremento hasta su desarrollo total.

Eduardo Galante explica que "incluso hay algunas especies en las que la madre cuida las bolas hasta que salen los adultos, una cosa inusual en la naturaleza."

El director del CIBIO asegura que "tienen una tasa de reproducción muy pequeña, uno o dos huevos", y por eso son tan sensibles a las alteraciones y se deja notar tanto su ausencia.

GRAN IMPORTANCIA AMBIENTAL

"Vemos lo importantes que son cuando hay zonas de sobrepastoreo, en la que se ha pasado a una gestión más intensiva, hay demasiado ganado y hemos transformado mucho el medio", explica Eduardo Galante.

En esos casos, nos encontramos "con zonas llenas de excremento, porque no hay escarabajos suficientes" para aprovechar y enterrar toda esa materia orgánica, añade Galante.

Además, un problema adicional "muy grave" es que esas zonas ganaderas "se llenan de moscas", porque los excrementos son para las moscas un caldo de cultivo "magnífico".

Es lo que pasó en Australia, donde se llevó a cabo entre 1965 y 1985 el "Proyecto australiano de escarabajos coprófagos", un experimento a gran escala que introdujo allí especies foráneas de escarabajos coprófagos para controlar los graves problemas de contaminación e incluso sanidad pública que producían los excrementos del ganado.

Tras un largo proceso de selección, se llevaron escarabajos de 29 especies distintas de la cuenca mediterránea y de África, especies adaptadas al ganado europeo, como ovejas o vacas, que habían llevado en masa los colonos y que era impropio de Australia.

Quince de esas especies fueron recapturadas en el año 2001, en el marco de un estudio científico que confirmó el "excepcional éxito" del proyecto original y concluyó que "es indudable que su impacto en el suelo, agua, el estado de los pastos y en el control de las plagas de moscas equivale a muchos millones de dólares al año."

AMENAZADOS POR LOS ANTIPARASITARIOS

A pesar de su importancia y de los claros beneficios que generan, estos insectos están desapareciendo debido a amenazas como los antiparasitarios que se aplican al ganado, los insecticidas o el abandono del medio rural, asegura Galante.

Los antiparasitarios, particularmente algunos como la ivermectina, pasan a las heces del ganado y continúan siendo mortales para los insectos, incluidos los escarabajos coprófagos.

Jorge Lobo corrobora esta afirmación, y explica que, por ejemplo, el 90 % de los registros históricos de escarabajos peloteros en España se produjeron antes de 1950.

"Un pastor, te diría que antes te los tenías que quitar de en medio, y ahora es rarísimo encontrarlos", dice Lobo, que añade que sólo se conservan poblaciones muy grandes de peloteros en lugares como Doñana o Cabañeros, dónde no se usan antiparasitarios y hay una abundante fauna de grandes hervíboros.

Lobo pide un mayor control sobre el uso de los antiparasitarios y que se realicen pruebas para determinar su impacto sobre los escarabajos, como se empieza a hacer en países Francia. Todo sea por proteger a estos valiosos insectos y mantener nuestros campos sanos, limpios de boñigas. EFEverde

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada