miércoles, 29 de agosto de 2012


La Corte Suprema de Chile admite un recurso contra una térmica de carbón

Santiago de Chile, 29 ago (EFEverde).- La Corte Suprema de Chile acogió un recurso de protección presentado por una comunidad de vecinos que se opone a la construcción de una central de generación térmica a carbón en el norte del país y solicitó un nuevo informe de impacto ambiental para que el proyecto pueda continuar.
La Corte Suprema de Chile acogió un recurso de protección presentado por una comunidad de vecinos que se opone a la construcción de una central de generación térmica a carbón en el norte del país y solicitó un nuevo informe de impacto ambiental para que el proyecto pueda continuar. En la foto de archivo, un manifestante muestra un cartel en una en protesta en Santiago (Chile), por la construcción de la planta termoeléctrica "Central Castilla" en el sector costero de "Punta Cacho" de la región de Atacama. EFE/Claudio Reyes
Fuentes judiciales confirmaron hoy a Efe que los jueces de la sala tercera del máximo tribunal de Chile rechazaron la construcción del proyecto Central Castilla, de propiedad del magnate brasileño Eike Batista, al considerar que la evaluación de impacto ambiental debe incluir las dos partes del mismo, que son la central y un puerto anexo, puesto que "constituyen una unidad".

"Se dispone como medida de tutela constitucional que los titulares de los proyectos Puerto Castilla y Central Termoeléctrica Castilla deben presentar un estudio de impacto ambiental que considere los dos proyectos en forma conjunta y su conexión para la transferencia del carbón y del petróleo diesel, en su caso, desde el primero hacia la segunda", precisa el fallo del tribunal.

Los estudios ya habían sido presentados, pero de forma separada. Tras el fallo, los promotores del proyecto Central Castilla, que prevé construirse en el sector costero de Punta Cachos, deberá realizar un nuevo informe de impacto ambiental.

Central Castilla, en Atacama

Central Castilla, situado a unos 80 kilómetros al sur de la ciudad de Copiapó y a unos 750 al norte de Santiago, en la región de Atacama, supone una inversión de 4.400 millones de dólares y una potencia superior a 2.000 megavatios (MW).

La central, que constará de seis unidades generadoras a carbón, de 350 MW cada una, además de otras dos unidades de respaldo, a diesel, de 254 MW, se levantaría en una área costera donde habitan colonias de tortugas, lobos marinos y pingüinos, lo que la ha valido también el repudio de numerosas organizaciones no gubernamentales.

El proyecto apunta a cubrir entre el 10 % y el 15 % de los nuevos requerimientos de generación del principal sistema eléctrico de Chile. EFEverde

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada