viernes, 31 de agosto de 2012


Las cuatro estaciones en un mosaico romano enterrado 20 siglos

Jaén, 31 ago (EFEverde).- Las cuatro estaciones, tigres, leones y jabalíes protagonizan un mosaico romano, enterrado 20 siglos y en perfecto estado de conservación, localizado en el yacimiento de Cástulo, la ciudad romana situada a cinco kilómetros de Linares (Jaén), que albergó el último puerto fluvial del Betis.

JAÉN, 30/08/2012.- Mosaico romano fechado entre finales del siglo I y principio del II, en Cástulo, la ciudad romana situada a cinco kilómetros de Linares (Jaén), que albergó el último puerto del Betis. Representa las cuatro estaciones y a varios animales. Llama la atención por su colorido, con teselas de pequeño tamaño, semejantes a las de Pompeya, de gran calidad y en perfecto estado de conservación tras estar casi veinte siglos enterrado. EFE/José Manuel Pedrosa

El mosaico, presentado este jueves por la directora de las excavaciones del yacimiento de Cástulo, Concepción Choclán, está fechado entre finales del siglo I y principios del II.

El mosaico llama la atención por su colorido, con teselas de pequeño tamaño, características del Alto Imperio y semejantes a las de Pompeya, de piedra y pasta de vidrio en tonos rojos, amarillos, verdes o azules, y con alegorías en sus esquinas de las cuatro estaciones.

Esto supone una novedad, ya que en Andalucía la mayor parte de los mosaicos romanos pertenecen a una época más tardía, ha explicado Choclán.

Ha destacado que las imágenes tienen una gran calidad y realismo, muy perfiladas, semejantes a las aparecidas en el norte de África o Sicilia, lo que demuestra la relación que hubo entre Cástulo y esta zona del Mediterráneo.

Animales 


Dentro de rombos curvos se pueden ver animales de "garra" (que en los romanos legitimaban el poder) como una tigresa, una leona y un león, y animales de pezuña (que unen a la tierra), entre los que se pueden ver un jabalí, un venado y un caballo o una yegua.

La parte central cuenta en escenas, de forma clara, dos mitos clásicos: uno es el del juicio de París, por el que comenzó la guerra de Troya, tras el enfrentamiento de Juno, Venus y Minerva por la manzana de la discordia.

También aparece el mito de Selene (diosa griega que en la mitología romana era la Luna) y Endimión, pastor del que se enamoró y que cayó en un profundo sueño del que solo despertaba para ella.

Todas estas imágenes recubren el suelo de una habitación cuadrada de unos doce metros por doce, de un edificio del que aún no se ha concretado su uso, aunque se piensa que fue público.

Una construcción a la que antes de ser destruida le fue retirada la cubierta, y que, o bien no entró en uso o estuvo funcionando durante muy poco tiempo, sin que se deteriorara el pavimento, que ha aparecido recubierto por una capa de ceniza.

Últimas técnicas de georradar

El mosaico ha sido descubierto dentro del proyecto FORVM MMX con el que se trata de recuperar el centro monumental de la ciudad romana, utilizando las últimas tecnologías para la prospección con georradar, además de una nueva metodología en documentación, que ya han dado lugar a la obtención de importante documentación y hallazgos en el sitio arqueológico.

La ciudad de Cástulo no solo tuvo gran importancia en época romana, sino que en época ibera fue la capital de la Oretania, además de escenario de la Segunda Guerra Púnica, que enfrentó a cartagineses con romanos y lugar de nacimiento de la mujer del cartaginés Aníbal, la princesa ibera Himilce. EFEverde 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada