sábado, 29 de septiembre de 2012


Los transgénicos avanzan en Latinoamérica a pesar de sus detractores

Autor:César Muñoz Acebes.

Quito, 29 sep (EFEverde).- América Latina es uno de los graneros mundiales de alimentos transgénicos, con millones de hectáreas dedicadas a variedades más productivas y resistentes, pese a que Venezuela, Perú y Ecuador mantienen la prohibición de esos cultivos, aunque en ese último país las cosas están cambiando.
GUADALAJARA (MÉXICO), 28/02/2010 .- Unos 15 activistas de Greenpeace desplegaron hoy, domingo 28 de febrero de 2010, una manta de 16 metros de largo sobre el monumento a Los Niños Héroes en la ciudad mexicana Guadalajara para exigir a la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que proteja al maíz contra los transgénicos y vele por una mayor cantidad y calidad de alimentos.
La manifestación tuvo lugar en vísperas del inicio en Guadalajara de la Conferencia internacional de la FAO sobre biotecnologías agrícolas en los países en desarrollo. EFE/Cesar Lanfranco
Desde que la primera soja modificada genéticamente se introdujo en Argentina en 1997, uno a uno los países de la región se han sumado al cultivo de semillas con su ADN alterado, a pesar de las objeciones de algunos grupos ecologistas.

Solo en Brasil, por ejemplo, se cultivan más de 30 millones de hectáreas, un área equivalente a todo el territorio de Italia, según dijo a Efe Francisco Aragao, un experto de la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa), una entidad pública, quien participó esta semana en Quito en una conferencia sobre el tema.

En ese país casi el 90 % de la soja, el 85 % del maíz y entre el 30 y el 40 % del algodón son transgénicos, según Aragao, quien ha contribuido a desarrollar un fréjol más resistente a las plagas.

En el mundo el año pasado 15,6 millones de productores, la mayoría pequeños, plantaron 160 millones de hectáreas de transgénicos, según Wayne Parrot, profesor de genética vegetal de la Universidad de Georgia, en Estados Unidos.

En 31 países esos cultivos son legales y "en el doble" existen de forma ilícita, dijo a Efe.

Según Parrott, en Latinoamérica están proscritos en Venezuela, Perú y Ecuador, aunque, como en el resto del mundo, sus ciudadanos sí consumen alimentos modificados genéticamente, importados de otros países.

En Ecuador la prohibición aparece incluso en la Constitución, aprobada en 2008, pero su principal impulsor, el presidente Rafael Correa, dijo esta semana que esa disposición es "un error" y abrió la puerta a una posible enmienda.

El mandatario destacó que las semillas modificadas genéticamente "pueden cuadruplicar la producción y sacar de la miseria a los sectores más deprimidos".

Víctor López, presidente de la Cámara de Agricultura de la Primera Zona de Ecuador, dijo a Efe que esa entidad ve de forma "positiva" la posibilidad de cultivar semillas transgénicas.

El presidente de la Asamblea Constitucional que redactó la Carta Magna, Alberto Acosta, es en cambio un acérrimo detractor de esos cultivos, que a su juicio benefician a los grandes hacendados, porque los usan para reducir la mano de obra y aumentar la concentración de la tierra, en su opinión.

Aragao enfatizó, por su parte, que son los pequeños agricultores, quienes tienen menos acceso a pesticidas, los que más ganan con variedades resistentes a las plagas.

Acosta, quien es precandidato a las elecciones presidenciales de 2013 en Ecuador por una coalición de grupos de izquierda exaliados de Correa, también considera a los transgénicos como una amenaza para la salud, el ambiente y la biodiversidad.

Los que piensan como él han recibido con alborozo un estudio reciente realizado en Francia con ratas de laboratorio que dice demostrar que las que se alimentaron con maíz NK603, una variedad transgénica desarrollada por la multinacional estadounidense Monsanto, murieron antes que las que no lo ingirieron.

El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, dijo la semana pasada que si se confirman esos resultados solicitará a la Unión Europea que prohíba ese maíz.

Parrott, en cambio, consideró que el estudio "presenta deficiencias muy graves" y que se hizo "con malas intenciones".

Afirmó, por ejemplo, que sus autores emplearon una raza de ratas criadas para desarrollar cáncer y así estudiarlo, y les acusó de negarse a facilitar sus datos para que los comprueben otros científicos.

Parrott mantiene que todos los estudios serios concluyen que los alimentos transgénicos son tan "inocuos" como el resto.

Mientras continúa el debate, Brasil ha pasado de ser importador de maíz a exportador, gracias al cultivo de variedades más productivas, y ha elevado su producción de carne de pollo al alimentar a las aves con ese cereal, según Aragao.

Es un ejemplo que atrae a los últimos países donde aun no crecen semillas con el DNA manipulado, a su conveniencia, por el ser humano. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada