martes, 25 de septiembre de 2012


Una guía desvela todas las formas reales de abaratar la factura de energía

Madrid, 25 sep (EFE).- La guía "Energía útil" recoge la sabiduría de los consumidores que, a base de probar y probar, han logrado reducir sus facturas de energía de un modo fácil y sin grandes inversiones, y que van desde repostar gasolina en las horas frescas del día a separar los alimentos de las paredes del frigorífico.
Según su autor, Alonso de Viana-Cárdenas, el objetivo del libro es mostrar formas posibles y comprobadas de reducir sensiblemente el consumo doméstico y disminuir las prestaciones y necesidades del hogar.

Y no se trata de hacer reformas ni invertir grandes cuantías de dinero, sino de reducir la factura optimizando los servicios de los que ya se dispone en el hogar.

A lo largo de la obra, que acaba de ser publicada por Ediciones del Serbal, se describen una serie de gastos inútiles de agua, de electricidad y de combustible, y que se hacen sin obtener prestación alguna, pero de todas maneras hay que pagar.

Se trata de gestos sencillos como no llenar la nevera más de tres cuartas partes de su capacidad, no descender pendientes con el coche en punto muerto, usar los programas cortos de la lavadora, emplear el microondas en vez del horno, evitar derroches como calentar o tostar el pan en el horno y, sobre todo, evitar las fugas de calor.

Entre todos los gastos, el de la calefacción es el más alto de cualquier hogar y puede llegar a representar el 70 % del consumo total de energía.

El "gran enemigo" son las fugas y, de hecho, "se paga más por el calor que se escapa que por la temperatura que se disfruta".

Por lo tanto, una revisión de las ventanas y los bajos de las puertas es indispensable. Una simple vela encendida cerca de los cierres y las rendijas delatará los posibles escapes.

Para lograr la misma temperatura en todas las estancias de la casa, ya que el termostato suele estar situado en el salón, hay una solución económica y rápida: se trata de sustituir las válvulas manuales de los radiadores por válvulas termoestáticas.

Dichos dispositivos permiten regular la temperatura de cada radiador, independientemente de las órdenes del termostato. De esa forma se podrá calentar la casa de forma uniforme e independiente.

También en los equipos de portátiles se puede conseguir una autonomía casi eterna gracias a los cargadores solares, de los que hay distintos formatos y tamaños para ordenadores portátiles.

Algunos cuentan incluso con una bolsa especial para trasladar y proteger el ordenador, de modo que se carga mientras está guardado en la bolsa.

Y antes de todo, hay que comprobar el consumo exacto de cada aparato, utilizar el sentido común y la experiencia de otros.

Y, si se siguen los consejos, las facturas de energía doméstica se reducirán de forma drástica e inmediata. Solo hay que comprobarlo, sostiene. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada