domingo, 28 de octubre de 2012


El turismo de playa y el medio ambiente, condenados a entenderse

Autor:Laura Mas
Madrid, 28 oct (EFEverde).- El desprecio hacia la costa, el desconocimiento científico y la planificación incorrecta del territorio, son las principales causas de la incompatibilidad entre el turismo de "sol y playa" y la protección del medio ambiente, dos actividades que están condenadas a entenderse, según los expertos.


El turismo heliotrópico, que demanda sol, calor y playas, es el que más ha impactado sobre el medio y el territorio, según la profesora de geomorfología de la Universidad Complutense de Madrid, Guillermina Garzón y el profesor de geografía del turismo de la Universidad Nacional a Distancia de España (UNED), Carlos Pardo.

"El turismo no es malo en sí", apuntó Garzón y explicó que sus consecuencias negativas devienen de la mala gestión del territorio y la sobreexplotación del medio natural.

Asimismo, la geóloga incidió en que no se percibe el valor real de ciertas zonas que "se han invadido de forma masiva" y en este sentido, añadió que "en España hay un desprecio total hacia la costa".

"Tenemos una incultura ante el medio natural, el mar y la evolución geológica y dinámica de las costas, tremenda", explicó la profesora y añadió que la masificación y construcción están acabando con las dunas, que son "la única defensa ante la subida del nivel del mar".

Según Garzón, la destrucción de este ecosistema es, junto con la erosión del suelo, el problema medioambiental más grave de España, puesto que las barreras artificiales -malecones, espigones o diques- provocan aún más problemas.

De ese modo, "se ha invertido un dinero tremendo en regeneración de playas", criticó la geóloga.

"Planificándolo bien, podría haberse hecho mejor", según el profesor de geografía de turismo de la UNED, Carlos Pardo quien cree que deberían corregirse errores como el hotel del Algarrobico (Almería), cometidos en un contexto económico que fomentó el "dejar hacer".

No obstante, Pardo también destaca la importancia económica del turismo e incide en que la sociedad española ha cambiado, puesto que está más concienciada con la defensa del medio ambiente.

Ambos expertos coinciden en que existen otros tipos de turismo; algunos han fomentado la protección del medio ambiente, pero otros han generado consecuencias negativas.

En este sentido, el profesor de geografía citó el turismo relacionado con el deporte del esquí, que ha desencadenado un impacto negativo en el paisaje de montaña, pero también señaló el cinegético, de caza, que resulta muy respetuoso con el medio.

El turismo movido por el interés geológico ha aumentado, según Guillermina Garzón y, en consecuencia se han creado diversos "geoparques".

"La riqueza espeleológica y de cavidades de España, es única en el mundo", resaltó la profesora de geología, y añadió que la gestión turística de este sector sigue un modelo "bastante bueno".

En cuanto a geología se refiere "el problema está en el litoral; el interior se ha conservado bastante bien", según Garzón, aunque también apuntó problemas puntuales como los provocados por el descenso en cañones, "que se han puesto de moda".

Ninguno de los dos expertos cree que el paisaje de la costa pueda volver a ser salvaje y bucólico, como antaño, sin embargo el geógrafo insistió en que han de corregirse ciertos errores. "Todavía tenemos una riqueza paisajística en nuestro país, tremenda y lo que hay que hacer es cambiar la mentalidad de la gente", concluye Guillermina Garzón. EFEverde

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada