martes, 30 de octubre de 2012


Estudian ampliar el uso de biomasa por suponer un ahorro energético del 40 %


Pamplona, 30 oct (EFE).- El Ayuntamiento de Pamplona está valorando la posibilidad de ampliar el número de calderas de biomasa en edificios municipales para mejorar la eficiencia y propiciar un ahorro en el gasto energético que podría superar el 40 % respecto al uso del gasoil y un 10 % en relación con el gas.


El Consistorio ha analizado los consumos de las cuatro dotaciones municipales que cuentan con la biomasa como fuente de energía renovable y lo ha comparado con los gastos que podría producirse de utilizarse otras energías como el gasoil y el gas en esos mismo edificios municipales.

El concejal delegado de Proyectos y Conservación Urbana, José Javier López, y el director de Conservación Urbana, Óscar Esquíroz, han explicado, tras la reunión de la Junta de Gobierno Local, la intención de estudiar la posibilidad de sustitución progresiva de las calderas que emplean gasoil como combustible, sin descartar en la renovación el recurso a calderas de biomasa.

La iniciativa, según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado, responde a la positiva experiencia registrada en la operación y mantenimiento en las cuatro instalaciones municipales dotadas con este tipo de calderas: el Centro de Atención a Personas sin Hogar, Aquavox San Jorge, la Escuela Infantil de Buztintxuri y los apartamentos tutelados de Milagrosa.

En total, suministran energía a edificios e instalaciones con una superficie de más de 10.500 metros cuadrados para calefacción, agua corriente sanitaria o llenado de los vasos de las piscinas cubiertas de San Jorge.

Según los datos hechos públicos por el Ayuntamiento, la cantidad de biomasa consumida por las calderas de las cuatro dotaciones asciende a 126,59 toneladas.

La comparación del coste de esa biomasa (228 euros por tonelada) y el del combustible en gasoil, al precio actualmente pagado por el ayuntamiento (876,282 euros/metro cúbico), para producir teóricamente la misma cantidad de calorías, posibilitaría un ahorro del 40 % si todas las calderas fueran de biomasa.

Lo mismo ocurre con el gas, aunque con menor ahorro, un 10 %, si se comparara el coste del consumo de biomasa en los cuatro edificios que se nutren de esa energía con el precio del gas que paga el Ayuntamiento (0,549 euros/metro cúbico).

Por ello ha adelantado que va a estudiar la posibilidad de sustituir progresivamente las actuales trece calderas de gasoil ubicadas en Casa Consistorial, polideportivos de Orvina, Ermitagaña y José María Iribarren, colegio Nicasio Landa, Casa Irujo o Civivox Jus la Rocha, entre otras, para valorar la instalación de alguna o algunas unidades más de biomasa.

Además, el Consistorio va a analizar a futuro la posibilidad de asumir la fabricación propia de los "pellets" necesarios para el suministro de esas calderas, a partir de restos de podas y apeos.

Según el Ayuntamiento, el 35 % de su consumo de energía eléctrica se lleva a cabo en los edificios de gestión municipal y el 65 % restante tiene que ver con el alumbrado público de la ciudad, con más de 30.000 puntos de luz y una potencia instalada de 5.500 Kilovatios.EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada