viernes, 28 de diciembre de 2012


Fotografías captan el potencial de la dehesa y el abandono del medio rural


Ciudad Rodrigo (Salamanca), 28 dic (EFEverde).- Hacer reflexionar al visitante y a las administraciones sobre el potencial de la dehesa del oeste ibérico, cuya producción es ínfima debido al abandono del medio rural, es el objetivo de la muestra fotográfica que se ha inaugurado en la localidad salmantina de Ciudad Rodrigo.


La exposición, que se exhibe en el Convento de San Francisco de Ciudad Rodrigo (Bien de Interés Cultural) une la monumentalidad y la historia de Miróbriga con el valor patrimonial de la dehesa salmantina que, según los expertos, debería ser Patrimonio Mundial.

La muestra fotográfica capta la flora y la fauna más típica de la dehesa y descubre algunas especies en peligro de extinción, como un tomillo autóctono de los bosques de encinas y robles, cuyo nombre científico es "Thymus Caespititus", o la lagartija denominada "Bocage".

Los cinco autores de la muestra, que además de expertos en fotografía son investigadores en microbiología, ingeniería forestal o ciencias ambientales, han destacado, en declaraciones a EFE, que el objetivo de esta exposición es hacer reflexionar al visitante y a las autoridades sobre las potencialidades de la dehesa del oeste ibérico, cuya producción es ínfima debido al abandono del medio rural.

De esta manera, el tomillo "Thymus Caespititus", que en 2005, a través de la tesis doctoral "cum laude" del extremeño José Blanco se catalogó como taxón, aparece fotografiado en la muestra no sólo para ser contemplado sino para demostrar que esta planta autóctona de Castilla y León y Extremadura, lejos de sus propiedades aromáticas, puede suponer un potencial de desarrollo por sus propiedades como aceite de esencias antioxidante.

Científicamente, las propiedades de este tomillo están consideradas como propicias para luchar contra enfermedades degenerativas e, incluso, cardiovasculares.

Las potencialidades del corcho, el ibérico de bellota, el ganado bravo o la cría del vacuno en extensivo, además de los recursos cinegéticos como el ciervo, el corzo, el conejo o el jabalí, son otros de los muchos valores que se pueden contemplar en la muestra fotográfica, que se entremezcla con la historia de los poblados vetones del oeste salmantino y cuyos vestigios también se exhiben en el Convento de San Francisco, rehabilitado hace cinco años y que permanecía cerrado.

El Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo pretende convertir este convento, que debe su nombre a la estancia de San Francisco de Asís en esta localidad a principios del siglo XIII, en un lugar de encuentro entre los vestigios monumentales, tales como verracos vetones o estelas funerarias, y las potencialidades naturales del oeste salmantino.

La exposición quiere hacer reflexionar al visitante además sobre la necesidad de proteger el entorno de dehesa de Salamanca, dado el gran número de amenazas que pueden debilitarlo.

El abandono generalizado, las podas indiscriminadas de robledales y encinares o algunas especies invasoras pueden poner en peligro, según los expertos de la exposición, ejemplares de cigüeña negra o buitre negro que aún habitan, aunque muy amenazados, en la dehesa salmantina.

Los autores, todos vinculados con Ciudad Rodrigo, argumentan sus posturas recordando que el pasado mes de septiembre, durante El Congreso Mundial de la Naturaleza celebrado en Jeju (República de Corea), se aprobó una propuesta para que el oeste ibérico sea candidato ante la UNESCO para ser reconocido como Patrimonio de la Humanidad.

La exposición estará abierta al público ininterrumpidamente hasta el 30 de diciembre y durante 2013 se abrirá para grupos de turistas que lo soliciten. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada