miércoles, 26 de diciembre de 2012


Junta trabaja en uso de cubiertas vegetales como método de evitar la erosión


Sevilla, 26 dic (EFE).- La Junta está trabajando en el uso y manejo de diferentes tipo de cubiertas vegetales -principalmente de plantas crucíferas y gramíneas-, como método para controlar uno de los principales problemas medioambientales del cultivo del olivar, la erosión del suelo.
La Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, a través del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa), evalúa un total de 40 tipos de especies crucíferas autóctonas procedentes de Andalucía y Aragón, región que también participa en este proyecto de investigación.

Los trabajos que se llevan a cabo en el centro Ifapa Alameda del Obispo, de Córdoba, se dirigen, entre otros objetivos, a la implantación de coberturas vegetales en el centro de las calles de las plantaciones de olivar.

Los expertos del Instituto han detectado que las plantas crucíferas, que tienen tasas de crecimiento muy altas y cubren el suelo rápidamente, tienen dos utilidades muy importantes como coberturas vegetales.

Por un lado, por sus raíces de gran tamaño son capaces de descompactar los suelos y por tanto favorecen la infiltración de agua y reducen la escorrentía, o corrimiento de tierras, responsable de la erosión, y por otro tienen la capacidad de combatir el hongo Verticillium dhaliae, por lo que ayudan considerablemente a evitar la verticilosis en los olivos, una de sus principales enfermedades.

En cuanto a las gramíneas, desde el Ifapa también se desarrollan técnicas de implantación y manejo de esta especie vegetal, muy eficaz en el control de la erosión, aunque su tasa de crecimiento es más baja y en su primer año aún no llega a proteger el suelo.

Los investigadores de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente han iniciado una nueva vía de experimentación basada en evaluar la cobertura de musgos como alternativa a otro tipo de cubiertas vegetales en el olivar jiennense, gracias a un convenio entre Ifapa, ATPI Olivar y la Fundación Caja Rural de Jaén, cuyos resultados se conocerán el próximo año.

Además, el Ifapa continúa colaborando en un proyecto de ámbito nacional basado en estudiar el comportamiento de diferentes especies y variedades de gramíneas y su adaptación a las condiciones agroclimáticas de Andalucía, con el fin de mejorar el material vegetal que luego se instale en el campo y ayudar a seleccionar las variedades óptimas para su registro en el ámbito europeo. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada