miércoles, 26 de diciembre de 2012


La Fiscalía indaga el papel de la industria en la contaminación de Barcelona

El ministerio público pide a la Generalitat datos sobre los focos fijos de emisión

La solicitud sigue al estudio hecho sobre el impacto del tráfico rodado

El objetivo es completar el mapa de contaminantes y ver su impacto en la salud


Un manto de aire contaminado cubre la ciudad de Barcelona. / JOAN SÀNCHEZ


La Fiscalía de Medio Ambiente de Cataluña ha pedido ahora a la Generalitat datos sobre los focos fijos de emisión de contaminantes para averiguar la incidencia de la industria en el nivel de polución atmosférica del área metropolitana de Barcelona.

Según fuentes judiciales, el Fiscal de delitos medioambientales, Antoni Pelegrín, ha enviado un oficio a la Generalitat para requerirle datos sobre el nivel de emisión de contaminantes de la industria, en el marco de la investigación que abrió el año pasado sobre la contaminación de Barcelona. Pelegrín abrió diligencias de investigación sobre los niveles de polución, que en un principio se centraron en los contaminantes generados por el tráfico, siguiendo las directrices de una prueba piloto que durante un año llevó a cabo la Fiscalía de Madrid para analizar la calidad del aire en la capital española.

Tras recabar datos sobre los niveles de contaminación provocados por los vehículos, el fiscal de Medio Ambiente centra ahora su investigación en la polución procedente de focos fijos, por lo que ha pedido a la Generalitat que le facilite datos sobre la emisión de contaminantes de las industrias de Barcelona y sus alrededores durante los años 2011 y 2012. Con esos datos, que las empresas están obligadas a facilitar a la administración, el ministerio público pretende determinar en qué proporción son responsables de la polución de la atmósfera las industrias, principalmente las térmicas y cementeras, que son las que más gases generan. Los datos sobre emisiones de la industria permitirán al fiscal completar el mapa de contaminación de Barcelona y su área metropolitana que inició en abril de 2011, dado que ya dispone del resultado de las mediciones efectuadas por las estaciones de la Generalitat sobre los niveles de dióxido de nitrógeno y de óxido de nitrógeno en el aire.

De acuerdo con los últimos balances de la Generalitat, la contaminación provocada por dióxido de nitrógeno está por encima de los límites máximos marcados por la Unión Europea (UE), pero no así los niveles medios de partículas en suspensión en el aire (PM10), que son los más peligrosos para la salud. Cuando disponga de los datos sobre emisiones de la industria, Pelegrín, que también ha incorporado informes epidemiológicos a las diligencias preprocesales que tiene abiertas, encargará un informe pericial sobre la evolución de la contaminación entre los años 2011 y 2012 en Barcelona.

Posteriormente, han añadido las mismas fuentes, técnicos de medio ambiente de la Fiscalía elaborarán un dictamen para determinar el nivel de cumplimiento en Cataluña de las directivas europeas en materia de calidad del aire, de cara a exigir posibles responsabilidades a las administraciones responsables.

La investigación sobre los focos fijos de contaminación atmosférica resulta clave para la Fiscalía, dado que, a diferencia del tráfico rodado, permite determinar con claridad el origen de las emisiones y, de esa forma, facilitar su control y la imposición de sanciones en caso de incumplimiento de la normativa. Además de analizar la contaminación a la luz de las directivas europeas, la Fiscalía trata de aclarar el nivel de cumplimiento de las 73 medidas para reducir la polución incluidas en un decreto que el gobierno catalán aprobó en julio de 2007.

Una de esas medidas aprobadas por el gobierno tripartito era lareducción de la velocidad máxima hasta los 80 kilómetros por hora en los accesos a Barcelona, una limitación que el gobierno de CiU eliminó a los pocos meses de asumir el poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada