jueves, 27 de diciembre de 2012


Los cipreses que no se quemaron en Andilla tienen mayor porcentaje de agua


Valencia, 27 dic (EFEverde).- Los cipreses que sobrevivieron al incendio de Andilla (Valencia) de este verano tienen menor inflamabilidad que otras especies de la misma región por su alto porcentaje de agua, lo que provoca también un mayor tiempo de ignición y una reducción en la longitud de la llama.
El enigma de los cipreses del mediterráneo ignífugos no existe como tal, todos los árboles se queman, por eso la ciencia explica que son la variedad de las especies vegetales y la forma de combustión, entre otras causas, lo que hace que un fuego se ralentice o frene el avance de las llamas, ha explicado a EFEverde la directora de la ONG "Árboles sin Fronteras", Susana Domínguez. En la foto de archivo, cipreses de un paisaje mediterráneo. EFE/Marta Martínez 

Según ha informado la Diputación de Valencia en un comunicado, éstas son las conclusiones que se han obtenido en el laboratorio del Istituto per la Protezione delle Piante de Florencia, donde expertos del Departamento de Árboles Monumentales de la empresa pública Imelsa participan en un proyecto europeo sobre cipreses e incendios.

En este proyecto, que se prolongará durante los próximos meses, participan centros de investigación de Italia, Francia, Portugal, Grecia, Malta, España, Túnez, Israel y Turquía.

Las muestras de ciprés están siendo sometidas a distintas pruebas para analizar la inflamabilidad y las propiedades de la combustión de las hojas y la hojarasca de los árboles, que son las que propagan el fuego de superficie a las copas, en caso de incendio.

Según el director del departamento de Árboles Monumentales de la Diputación de Valencia, Bernabé Moya, el comportamiento del fuego durante un incendio forestal "está condicionado en gran medida por las características y propiedades físicas y químicas de los combustibles". 
"

De la conducta del combustible depende el inicio y la propagación del fuego", ha añadido Moya, puesto que es "el único factor sobre el que se puede actuar directamente y de manera preventiva".

Las conclusiones obtenidas en este proyecto concuerdan con los resultados de los análisis realizados en las parcelas de cipreses gestionadas por Imelsa, en las que se quemaron 12 de los 946 cipreses, mientras la vegetación colindante formada por un bosque mixto de pinos, encinas, enebros o sabinas, quedó calcinada. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada