viernes, 21 de diciembre de 2012


Secretario Estado de Energía, nuevo presidente del Consejo Seguridad Nuclear


Madrid, 21 dic (EFE).- El actual secretario de Estado de Energía, Fernando Martí Scharfhausen, ha sido propuesto hoy por el Gobierno como candidato para ocupar la presidencia del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).
Martí que fue vicepresidente de la Comisión Nacional de Energía, deberá suceder en el cargo a la socialista Carmen Matínez Ten, cuyo mandato ha expirado a primeros de diciembre.

Como nueva consejera se ha propuesto a la ex ministra socialista de Medio Ambiente, Cristina Narbona, quien ha venido defendiendo el desmantelamiento gradual de las centrales nucleares y el uso intensivo y creciente de las renovables.

Los consejeros del CSN son nombrados por el Gobierno, mediante Real Decreto, a propuesta del Ministro de Industria, Turismo y Comercio, y tras comparecer las personas propuestas ante la correspondiente Comisión del Congreso de los Diputados, que tiene que manifestar su aceptación o veto.

La propuesta de estos nombramientos se da en un momento en el que el cierre precipitado de la nuclear de Garoña (Burgos) mantiene en tensión las relaciones entre Industria y la operadora (Nuclenor) de esta central, participada a medias por Iberdrola y Endesa.

Hasta el día de hoy el pleno del CSN está compuesto por cinco miembros: dos a propuesta del PP: Fernando Castelló y Antonio Colino, quien ocupa además la vicepresidencia; dos del PSOE: Rosario Velasco y Carmen Martínez-Ten, que ocupa la presidencia; y el quinto es Antoni Gurguí de CiU.

Durante su mandato, los miembros del Pleno velan por el correcto cumplimiento de las funciones y obligaciones del organismo con la sociedad española, que se centran, básicamente, en vigilar y controlar las instalaciones nucleares y las que utilizan radiaciones ionizantes.

El CSN se preocupa por la seguridad en el empleo de los materiales radiactivos en medicina, industria e investigación, por el control de los residuos, por el transporte de materiales, por la protección de las personas expuestas por motivos profesionales y por el impacto que las radiaciones y los vertidos pudieran tener sobre el público y el medio ambiente.

Dentro de tales competencias, la autoridad del CSN es máxima. Sus informes son vinculantes cuando se trata de imponer condiciones de seguridad y protección, o de denegar un permiso o una autorización.

El organismo tiene además capacidad para detener el funcionamiento de una instalación en caso de apreciarse que éste sea inseguro. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada