viernes, 25 de enero de 2013


Castilla y León expedienta a los lanceros del último Toro de la Vega

La delegación provincial de Valladolid ve en la última edición de esta fiesta infracciones administrativas graves, como dar muerte al toro fuera del recinto permitido



Mozos a caballo en el Toro de la Vega en Tordesillas. / ULY MARTÍN


El Gobierno regional de Castilla y León ha abierto expediente sancionador contra los lanceros y el organizador de la última edición del Toro de la Vega, por irregularidades en la fiesta. El año pasado, esta fiesta fue más polémica de lo habitual, con críticas entre sus propios defensores por el incumplimiento de su normativa interna y fue declarado nulo. Los participantes, ansiosos, rompieron la tradición y alancearon a la vez al animal –en vez de uno a uno- y lo mataron en una explanada donde no estaba permitido.

Para la delegación territorial de la Junta en Valladolid lo que ocurrió el pasado 11 de septiembre en la localidad de Tordesillas son infracciones administrativas graves que podrían tener una multa de hasta 6.000 euros. El proceso se encuentra actualmente a la espera de alegaciones por parte de los denunciados.

La sanción llega tras las denuncias de varias asociaciones de protección de animales que indicaron que la última edición del Toro de la Vega vulneró los reglamentos de espectáculos taurinos populares de Castilla y León. Entre ellas está el partido PACMA, que cree que esto es una pequeña victoria. “El Festejo del Toro de la Vega es del todo inmoral, irregular y digno de ser prohibido en pleno Siglo XXI”, dice Silvia Barquero, su portavoz.

Pablo Trillo-Figueroa, delegado de la Junta en Valladolid también fue denunciado por algunas asociaciones por autorizar el festejo. El caso no salió adelante, porque como él mismo recuerda, está para cumplir la normativa. El delegado cuenta que su labor comienza autorizando la fiesta, bajo una normativa que los Ayuntamientos deben cumplir, y termina recibiendo las actas. "Este año llegaron dos actas, la del Ayuntamiento, que decía que todo fue correcto, y la de la Guardia Civil, que indicaba que se habían infringido las reglas", explica. Por eso la delegación actuó, para que la normativa se vea restituida. "Yo soy aséptico" cuenta el delegado, "mi misión es que se cumplan las normas: que se celebre y que se haga bien".

El Gobierno de Castilla y León apoya el Toro de la Vega firmemente. El portavoz del gobierno regional, José Antonio de Santiago-Juárez, reiteró en 2011 la importancia de esta tradición, que data del siglo XVI y que es Fiesta de Interés Turístico Nacional desde 1980. "El Toro de la Vega tiene una figura de protección y no nos hemos planteado emprender acciones hacia la prohibición del Toro de Vega", señaló en esa fecha el portavoz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada