miércoles, 30 de enero de 2013


Pekín cancela 30 vuelos y mantiene la alarma por la contaminación


Pekín, 30 ene (EFEverde).- La nube de contaminación que envuelve Pekín por tercer día consecutivo ha vuelto a cancelar hoy alrededor de treinta vuelos, tanto domésticos como internacionales, y a motivar que las autoridades insten a la población a quedarse en sus hogares.


Los medidores instalados en la Embajada estadounidense en la capital china registraban a las 16:00 hora local (08:00 GMT) 331 microgramos de partículas PM2,5 -de un diámetro inferior a las 2,5 micras y que por su tamaño pueden infiltrarse en los pulmones o la corriente sanguínea- por metro cúbico de aire.

Esta cantidad, aunque algo inferior a lo que se registraba el día anterior, es casi veinte veces el máximo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera aceptable, 25 microgramos por metro cúbico.

Por ello, las autoridades municipales recomendaron a los niños, los ancianos y a la población afectada de problemas cardiorrespiratorios a no salir de sus hogares, después de anunciar el cierre de 103 fábricas y retirar al 30 por ciento de los vehículos oficiales de las carreteras pequinesas el martes.

Vuelos cancelados

Hasta las 11 de la mañana (01:00 GMT), el aeropuerto de Pekín había cancelado o retrasado alrededor de una docena de vuelos domésticos, con conexiones, sobre todo, entre la capital y ciudades del norte de China, también afectadas por la polución.

Además, más de quince vuelos internacionales, destinados a lugares como Tokio, Estambul, Moscú, Kuala Lampur o Helsinki, también fueron anulados hoy.

Se trata del tercer día consecutivo que una nube de color grisáceo, cada vez más opaca, cubre Pekín, por lo que cada vez resulta más familiar ver ciudadanos protegidos por mascarillas.

Enero ha sido un mes especialmente negativo en lo que respecta a la contaminación en la capital, desde que se registraron cotas históricas de polución el día 12, cuando la concentración de partículas PM2,5 alcanzó los 993 microgramos por metro cúbico de aire, o cuarenta veces el máximo recomendado por la OMS.

Desde entonces, Pekín ha anunciado nuevas medidas, como la retirada de la circulación de 180.000 vehículos obsoletos, y se ha comprometido a reducir en un 2 por ciento anual las emisiones contaminantes.

Coches, fábricas, carbón

La polución en la capital china proviene del alto número de vehículos en circulación, el consumo de carbón -una de las fuentes de energía más contaminantes- y las emisiones de las numerosas fábricas en su suelo y las provincias aledañas.

Precisamente, los expertos subrayan que buena parte de la polución de la capital proviene de la industria pesada instalada en las provincias circundantes, por lo que sin acciones conjuntas las medidas que adopte la municipalidad tendrán un efecto limitado.

Otros abogan por adoptar medidas más drásticas, como la prohibición a los vehículos particulares de circular en días de alta contaminación. EFEverde

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada