miércoles, 30 de enero de 2013


Rechazada la construcción de vertedero nuclear en el noroeste de Inglaterra


Londres, 30 ene (EFE).- Las autoridades del condado de Cumbria rechazaron hoy en una votación la construcción de un vertedero nuclear subterráneo en esta zona del noroeste de Inglaterra, una decisión recibida con júbilo por grupos ecologistas.
Con siete votos a favor y tres en contra, el consejo de este condado decidió paralizar el comienzo de la denominada "Fase 4", que contemplaba la búsqueda de un área para situar un vertedero de residuos radiactivos, así como la elaboración de un informe sobre su impacto económico.

La decisión tomada hoy por el consejo anula las votaciones efectuadas anteriormente por otros municipios de este condado, que se habían pronunciado a favor de un proyecto valorado en 12.000 millones de libras (casi 14.000 millones de euros).

Entre las objeciones planteadas, el consejo recordó que, durante décadas, el "paisaje único y de renombre mundial" del oeste de Cumbria, conocido como la "Región de los Lagos", ha convivido "con éxito" con la cercana planta reprocesadora nuclear de Sellafield.

"Tememos que si la zona comienza a conocerse como el sitio donde se almacena bajo tierra residuos nucleares, la reputación de la Región de los Lagos no aguantará", declaró hoy el líder del consejo, el conservador Eddie Martin.

Para la activista de Greenpeace Leila Deen, el rechazo al vertedero representa "otro gran golpe" contra los esfuerzos del Gobierno del conservador David Cameron para construir "costosas plantas nucleares".

"Incluso el primer ministro admite que necesitamos un plan para almacenar residuos antes de construir nuevas plantas. Esta decisión demuestra que el vertido de residuos en un lugar próximo a uno de los parques nacionales más prístino no es la solución", declaró Deen.

En su opinión, el Ejecutivo de Londres debe "reconsiderar sus ambiciones nucleares" y centrar su atención en el aprovechamiento de "energías renovables limpias y sostenibles".

El ministro británico de Energía, Edward Davey, afirmó hoy que "respeta" la decisión, aunque recalcó que Cumbria continuará desempeñando un "papel central" en el sector de la energía nuclear a través de Sellafield.

"Tenemos claro que la energía nuclear debe jugar un papel clave en un futuro de fuentes de energía variadas, tal y como lo hace hoy en día. Estoy seguro de que el programa de gestión segura de residuos radiactivos será exitoso al final y que la decisión tomada en Cumbria no socavará los planes sobre nuevas centrales nucleares", dijo Davey.

El ministro recalcó que el "vertido geológico" es la mejor solución "a largo plazo" para este tipo de residuos, al tiempo que destacó las ventajas que ofrecen semejantes instalaciones para las comunidades de la zona.

"Para cualquier comunidad anfitriona habrá un sustancial paquete de beneficios valorado en cientos de millones de libras. A eso hay que añadir los cientos de nuevos puestos de trabajo y la gran inversión que los proyectos de esta envergadura conlleva", agregó Davey. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada