domingo, 24 de febrero de 2013


"Souvenirs" de sangre, corrupción y destrucción ambiental

Autor:Caty Arévalo

Madrid, 23 feb (EFEverde).- Anillos de marfil o derivados de cuerno de rinoceronte son productos habituales en las tiendas de regalos de destinos exóticos como Tailandia o Vietnam, lo que no saben muchos de los turistas que los compran es que esos "souvenirs" llegan a sus manos causando sangre, corrupción política y destrucción ambiental.
Un furtivo corta el cuerno de un rinoceronte en Zimbadwe. Foto cedida por WWF


El tráfico ilegal de especies silvestres es, tras las drogas y las armas, el tercer crimen organizado a escala global que más volumen de negocio genera: entre 18.000 y 26.000 millones de dólares anuales según datos de Naciones Unidas.

El convenio CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres), del que forman parte 177 países, entre ellos España, es el marco jurídico internacional para evitarlo, pero la no aplicación del mismo supone el caldo de cultivo en el que florecen mafias que destruyen los derechos humanos y la biodiversidad.
Veto a este comercio

WWF Internacional está decidida a que ciudadanos de todo el mundo sean conscientes de qué esconden esos, aparentemente inocentes, "souvenirs" y contribuyan a exigir el veto al comercio de productos procedentes del tráfico ilegal de especies.

La ONG ha escogido como "embajadores" de esta campaña a tres animales a los que el comercio ilegal -segunda causa de pérdida de biodiversidad en el mundo tras el deterioro de los hábitat- está llevando a límites alarmantes: elefantes, rinocerontes y tigres.


Carlos Drews, director del Programa Global de Especies de WWF Autor: WWF

Las tres especies están protegidas al más alto nivel en el convenio CITES -Apéndice 1- "pero no sirve de nada si los países donde habitan estas especies no contienen el furtivismo y los que venden sus productos no ponen veto a la comercialización", explica a EFEverde el colombiano Carlos Drews, director del Programa Global de Especies de WWF.

El caso más dramático es el del tigre, del que apenas quedan 3.200 ejemplares en libertad, una cantidad menor a los que viven en zoológicos de Estados Unidos.

"El cuerpo del tigre está considerado una ambulancia ambulante", dice Drews, "en tanto que la medicina tradicional china le achaca numerosas propiedades curativas, como el tratamiento de la reumatitis".
El rinoceronte

En el caso del rinoceronte, el principal destino de su comercio ilegal es Vietnam, donde se ha extendido la creencia de que un derivado de su cuerno cura el cáncer; o se ha puesto de moda que los nuevos ricos tomen un producto, también fabricado con su cuerno, como remedio para la resaca después de grandes fiestas.

Este hecho dio lugar a que solo el pasado año fueran asesinados cerca de 700 rinocerontes en Sudáfrica, de los apenas 20.000 ejemplares que sobreviven en el continente africano tras décadas de lucha por su conservación.

Un kilo de cuerno de rinoceronte se cotiza en los mercados ilegales de Asia a 60.000 dólares, según el portavoz de WWF.

En el caso del elefante, el éxito de los programas de protección ha permitido que su población en África ascienda a unos 600.000 ejemplares, una cifra ridícula comparada con los millones de ellos que se contabilizaban en los años 60, pero significativa si se tiene en cuenta que es el animal más deseado por los furtivos por su preciado marfil.

La República Democrática del Congo y Nigeria son los países donde mueren la mayoría de los 30.000 elefantes que son asesinados cada año para lograr sus colmillos; y Tailandia el principal mercado donde se vende su marfil, seguido de Uganda, Kenia y Tanzania, donde los "souvenirs" de este material se venden abiertamente en la calle.
Anillo de marfil a 50 dólares

En el caso de Tailandia, sus autoridades permiten la venta de marfil de elefantes domésticos, "hecho que los furtivos aprovechan para blanquear grandes cantidades de colmillos ilegales de África" -sostiene Drews-, que suelen acabar en manos del turista no necesariamente adinerado (un anillo de marfil puede costar unos 50 dólares).

"Esos turistas deben saber que los furtivos que asesinan a estos animales, y en muchos casos a las personas que tratan de impedírselo, trabajan para grupos terroristas de varios países africanos que financian con el marfil o el cuerno de rinoceronte sus actividades criminales y de desestabilización de gobiernos", alerta Drews.

En esa línea, WWF recuerda a los ciudadanos que comprar marfil o cuerno de elefante supone, entre otras cosas, "mancharse los dedos de sangre"; y pide a los 177 países de la Convención CITES que se reúnen a partir del 3 de marzo en Tailandia que apliquen las restricciones y sanciones que recoge ese acuerdo para poner freno al comercio ilegal de especies. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada