martes, 26 de marzo de 2013


Los eurodiputados proponen una tasa para fomentar un reciclado de barcos "limpio"

UE NAVEGACIÓN | 26 de marzo de 2013


Bruselas, 26 mar (EFE).- La Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo (PE) propuso hoy cobrar una tasa a todos los barcos que recalen en puertos de la Unión Europea (UE), que sería destinada a un fondo dedicado a fomentar el reciclaje "limpio" de buques.

Los eurodiputados discutieron la propuesta de permitir el reciclado de grandes buques europeos en países en vías de desarrollo, especialmente en el sureste asiático, siempre que usen solo desguaces que cumplan las normas europeas de respeto al medio ambiente y la salud humana.

"Los eurodiputados han respaldado con una gran mayoría la creación de incentivos financieros para desguazar los buques de manera segura, incluyendo un fondo de reciclaje financiado por la propia industria", recalcó el diputado sueco del Grupo de Los Verdes, Carl Schlyter, ponente del texto.

En concreto, los eurodiputados proponen que se cree un fondo europeo financiado con las tasas de todos los barcos que visiten los puertos europeos, para "hacer competitivo el desguace de barcos en instalaciones aprobadas por la UE", según un comunicado del PE.

La idea es que esta tase cubra parte de los costes del reciclado y el tratamiento respetuoso con el medio ambiente de los buques de la UE y los propietarios de buques pueden elegir entre hacer un pago directo anual al fondo o una tasa cada vez que accedan a un puerto, que sería recaudada por las autoridades portuarias.

Esta medida se inspira en el principio de "quien contamina, paga" y tiene el fin de reducir los incentivos de saltarse las normas.

Si los propietarios depositan una garantía financiera para asegurar que usan un desguace respetuoso con el medio ambiente, sus barcos serán exentos del pago.

La propuesta, presentada en marzo por la Comisión Europea, incluye también sanciones a los armadores que vendan sus barcos para que sean desguazados en lugares que no cumplan con los estándares europeos, una medida que divide a los Estados miembros.

Los eurodiputados proponen que las multas sean impuestas a los propietarios de los barcos europeos que son vendidos y enviados, durante los doce meses posteriores a la compra, a ser reciclados en una playa o en una instalación que no cumple con las normas europeas.

Además, la Comisión de Medio Ambiente planteó que los países sean responsables de asegurarse de que cada barco -tanto europeo como no comunitario- lleve un inventario de los materiales peligrosos que transporta, bajo pena de multas.

El pleno del Parlamento Europeo deberá votar ahora un mandato para iniciar las negociaciones sobre esta cuestión con los Veintisiete.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada