martes, 26 de marzo de 2013


Presidenta del WWF: Los políticos de hoy son tan miopes como 50 años atrás


Marta Hurtado
Ginebra, 26 mar (EFE).- La lucha contra el cambio climático se enfrenta a una profunda brecha entre el conocimiento científico y el conocimiento popular, a una idea equivocada de que la protección del medio ambiente frena el desarrollo económico y a una miopía generalizada de los líderes políticos.
Así lo afirmó en una entrevista con Efe Yolanda Kakabadse, presidenta del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y ex ministra de Medio Ambiente de Ecuador.

"Existe una brecha enorme entre el conocimiento científico, lo que sabemos con certeza científica que está ocurriendo y va a ocurrir, y lo que el conocimiento popular, la gente, sabe realmente del tema", explicó.

"La información sobre el problema ambiental y el cambio climático es sumamente difícil de entender. El ciudadano común no lo entiende. El impacto del petróleo, de los combustibles fósiles es chino para el ciudadano medio, y no ha habido suficientes esfuerzos para explicárselo a la población", aseveró Kakabadse.

A su entender, el segundo problema con el que se enfrenta la lucha contra el cambio climático es la "concepción errónea" de que la protección del medio ambiente pone freno al desarrollo económico.

"Hay muy poco esfuerzo a nivel global para que se valore el mediano y el largo plazo. La mayoría de los dirigentes políticos sólo están preocupados en su éxito temporal durante los 4 o 5 años en que estén en el poder. En los resultados de desarrollo económico de su región durante su gestión".

"Los políticos de hoy en día son tan miopes en cuanto a su rol y sus éxitos que los de hace 50 o 100 años", sentenció Kakabadse.

"Sólo piensan en su reelección, no en el legado a largo plazo que dejará su gestión para el bienestar de las generaciones futuras. Existe un vacío profundo de educación respecto al concepto de responsabilidad política".

Dicho esto, la presidenta de WWF, una de las ONGs mundiales de más prestigio e impacto real, entonó un "mea culpa" respecto a la capacidad de influencia de los activistas medioambientales.

"Nosotros los ambientalistas no hemos sabido vender bien el producto de la responsabilidad ambiental", explicó la ex ministra, quien considera que el único camino de lograr un cambio es entender cuál es la realidad y colaborar con el resto de sectores de la sociedad.

"No podemos tener éxito si no trabajamos con los otros, con la industria, con los políticos...si no logramos convencer, no ganaremos la batalla al deterioro".

A pesar de que, en general, la situación de protección del medio ambiente deja mucho que desear, la presidenta de WWF hizo hincapié en citar varios ejemplos positivos, como el hecho de que los países del Triángulo del Coral se hayan unido para proteger esa inmensa riqueza natural "ante la constatación que su propia supervivencia económica, muy basada en el turismo, está en peligro".

Asimismo, recordó el hecho de que la multinacional Unileber haya decidido sólo comprar pescado certificado ante la fuerte presión de sus consumidores; o el que los ciudadanos de Costa Rica hayan rechazado en referéndum la prospección de petróleo en su territorio.

"Son ejemplos de que se está dando un cambio. No lo suficientemente rápido como me gustaría, pero está sucediendo.

Dicho esto, sugirió una acción que aceleraría el cambio hacia una economía verde que, ulteriormente, protegería nuestro planeta.

"Si el barril de petróleo sigue a 100 dólares, se seguirá explotando y nada cambiará. Mi ambición es que el precio del petróleo suba a 200 dólares o más, lo que sin duda traerá más inversiones para las energías alternativas".

"Mientras el petróleo sea caro pero alcanzable, no habrá inversión", sentenció.

Kakabadse explicó que actualmente ya hay bastante inversión en tecnología de energías alternativas, "pero éstas no salen al mercado porque no son competitivas".

Es por ello que abogó porque los gobiernos las subvencionen. Las grandes inversiones, pero también las pequeñas, como la creación de créditos blandos para que los ciudadanos instalen en sus hogares paneles solares.

Hecho este análisis bastante pesimista, Kakabadse dejó claro que ella es optimista, "si trabajamos en esto es porque creemos que va a haber un cambio", dijo, para añadir que aunque no lo parezca, al final va se va a reaccionar.

"La especie humana tiene un claro instinto de conservación", concluyó. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada